WN VALLADOLID NO GUSTAN LAS PROVINCIAS

EN VALLADOLID NO GUSTAN LAS PROVINCIAS

Los jefes de “La Cosa” autonómica de Castilla y de León, vienen demostrando reiteradamente su terca obsesión por hacer desaparecer el sentimiento provincial, legítimo y legalmente amparado por la Constitución Española. Ya consiguieron en su día cambiar la denominación de sus delegaciones provinciales por territoriales, o sea, territorio sin historia, sin usos y costumbres propias, la nada.

Luego fue la creación de la Fundación Villalar, trinchera para proteger a la Junta de La Cosa, cuyo objetivo fundamental, era la de crear el sentimiento “castellanoyleonés”, para lo que ha dispuesto durante más de treinta años de todos los medios a su alcance: dinero sin límite, que se sepa, publicidad gratuita, etc. Pero a pesar de ese derroche de posibilidades, no ha logrado convencer de las bondades del castellanoyleonesismo. Solo quien obtiene beneficio, de forma directa o indirecta, disculpa los abusos de la política que se ejerce desde Valladolid.

Pero a pesar de todo, sigue la terquedad. Ahora el vallisoletanista de Santiago y Juárez, con la complicidad de los políticos provinciales vallisoletanizados, lleva adelante una nueva emboscada anti-provincias, y como siempre, bajo una inocente figura se esconde una operación perversa. Aparentemente se trata mejorar los servicios de los pequeños pueblos, pero el fin es acabar con las provincias y el sentimiento provincial. Se trata de trocear todas las provincias en cientos de agrupaciones de pequeños pueblos a los que se promete lo que sea necesario para que se sumen a la iniciativa vallisoletana.

Al final todo debe quedar en manos de los caciques del pueblo cabecilla de la zona. Naturalmente el señor proponente y sus cómplices, supondrán, que los jefecillos que aparecerán en esas concentraciones de pueblos, serán de su partido político y para ello ya se establecerán mecanismos para beneficiar económicamente a los sumisos.

El definitivo paso sería la supresión de la Diputaciones provinciales, pues con todas las ellas troceadas no tendría sentido su existencia, con lo que se acabaría con el perro (la provincia) y también con la rabia (el sentimiento provincial) que es el enemigo de la nación Castellanoyleonesa, que se va promocionando desde Valladolid.
Lesmes-Benito Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *