SE REPITE LA MENTIRA SOBRE IMPUESTOS

DE LA BAJADA DE IMPUESTOS.
Si no fuese tan serio el tema de la economía nacional podríamos soltar una sonada carcajada cuando oímos, de nuevo, que los partidos políticos nos van a bajar los impuestos si son elegidos para regir los destinos patrios, ¡una broma!

¿De dónde va a salir el dinero para mantener la máquina derrochadora que han ido creando ellos mismos? Sí, ellos mismos, y en su propio beneficio. ¿Nos verán los políticos como tontos, o es que lo somos realmente? Para bajar los ingresos, habría que saberse qué gastos van a suprimir, pero de eso no nos informa ninguno. Solo será posible bajar los impuestos a base de aumentar la disparatada deuda pública que ya supera el 100% de nuestro producto interior bruto. Un disparate.
Lo que sí sería creíble es que algún partido hablase de “desinflar” el monstruo de la Administración: son diecisiete parlamentos autonómicos, con un montón de parlamentarios; diecisiete Gobiernos, con sus correspondientes Ministerios, denominados eufemísticamente Consejerías. Serán, más o menos, cerca de 200 miniministros con sus correspondientes directores y subdirectores generales, oficinas, secretarias, asesores, automóviles, y más y más. Todo ello hace un total de miles y miles de personas, a lo que habría que unir, el Gobierno central, los gobiernos provinciales, ayuntamientos, cabildos, etc. Este generoso barullo burocrático en todos los ámbitos ¿para qué ha servido? La verdad para muy poco.
Guste o no todo lo anterior, este macro-tinglado político no ha sido capaz de mejorar las condiciones de vida de los españoles, más bien lo contrario; estamos sufriendo un constante aumento de la presión burocrático-política, contraria a la libertad; yo me veo como un paisano abrumado y hastiado de tantas obligaciones y recortados mis anteriores derechos frente a la “máquinaria” política.
Una contundente dieta de adelgazamiento sí se podría tomar en serio, lo demás es pura farfolla electoralista de los unos, de los otros, de los otros y además también de los otros.
Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *