REFLEXIONES SOBRE LA PLAZA DE TOROS

En el actual momento de graves problemas económicos de los ciudadanos en general, la prioridad de nuestros representantes políticos, sean del color que sean, debiera de ser el recorte del gasto superfluo. Es el momento de demostrar la calidad humana y capacidad política de quienes deciden sobre el uso, prudente o imprudente, de los recursos económicos de la Institución.

La reflexión serena debe de ser la tónica general antes de decidir sobre dineros procedentes de la recaudación de impuestos, tasas y demás. Ahora no procede más endeudamiento que ofende a la inteligencia colectiva.

De la disparatada deuda municipal son corresponsables los actuales munícipes que encabezan la junta de gobierno y que moralmente no debieran aumentar. ¿Creen el sr. Alcalde y su vice que van a obtener, una más que dudosa reelección, si aumentan aún más esa multimillonaria deuda que dejó en sr. Aparicio?

Apelo a la tradicional austeridad castellana que se ha visto truncada por el derroche generalizado y que va contra nuestra forma de ser: obras innecesarias, como las que hemos visto crecer, muchas de ellas sin fuste y sin sentido, PERO CON CLARA INTENCIONALIDAD ELECTORALISTA. Pero mira por donde al burgalés derrochador por excelencia le ha servido para resolver lo que le queda de vida, y no será él o sus descendientes los que paguen el endeudamiento acumulado: tendrán que ser los hijos, los nietos y los biznietos míos y de usted amigo lector. ¡Qué bien y que listos somos! …. Algunos.

Centrándonos en la realidad actual. El Pueblo de Gamonal, con el apoyo de la mayoría de burgaleses, abortó uno de esos disparates, que no se olvidará en las próximas elecciones municipales. ¿Le apetece al señor Alcalde repetir aquella experiencia con la Plaza de Toros? El riesgo es muy alto.

Siéntense el presidente del PP, el alcalde, el vice y otras personas de su confianza, que no estén obsesionados con la barbaridad que se pretende en la Plaza de Toros: que descafeína el festejo taurino. Tampoco gusta a los representantes de los deportes a los que se pretende beneficiar.

El problema mayor que tiene este asunto, es que de seguir adelante quedará acreditada la sospecha generalizada (intentada vanamente desmentir) de que se trata del canon que tiene que pagar el Ayuntamiento por no sabemos que cambalache político-financiero. Mi mente, en uso de mi libertad de opinión y expresión, me induce a la sospecha si se sigue adelante con el tal proyecto.

¡No Javier, no sigas adelante! ¡Es un derroche insensato! Y te lo dice un crítico, pero no un enemigo.

Lesmes Peña Hurtado. Miembro de “Ciudadanos de Burgos” CiBu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *