PUBLICIDAD POLÍTICA

CORTINA DE HUMO Y PUBLICIDAD POLÍTICA.

Parece que al Gobierno del señor Sánchez no se le acaban las noticias espectaculares. La última “encendida de bombilla” o “genialidad” se refiere a la prohibición, a partir de 2.040, de la fabricación y matriculación de vehículos ligeros con motores de combustión interna de gasolina o diésel.

Inicialmente parece una cosa seria, pero debemos analizar: parece que se refiere solo a vehículos ligeros, que no afecta a los de transportes de mercancías o personas, ni tampoco a tractores o maquinaria pesada utilizada en grandes obras públicas.

Y las preguntas del millón ¿Qué porcentaje de gases nocivos se van a eliminar?¿Qué piensan en los países de nuestro entorno?¿Habrán consultado con algún otro país? Todo esto suena a improvisada e irresponsable publicidad política, sin valorar para nada las consecuencias.

Las personas y las empresas seguirán utilizando, y por tanto comprando los vehículos que les convenga durante estos próximos veintiún años, con motores de una clase u otra, porque no se va a prohibir su circulación. No parece probable que volvamos a los coches de caballos.
Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *