PRESUPUESTOS TRAMPOSOS “A LA CARTA”

PRESUPUESTOS TRAMPOSOS “A LA CARTA”  

Un recuerdo de mi paso por organizaciones civiles a nivel nacional, fue el de la forma en que se elaboraban los presupuestos anuales. Lo primero era, ajustar los ingresos a la realidad (que es donde está la trampa de los políticos tramposos).  Después, esas cuantías previsiblemente recaudadas, se asignaban en el capítulo de gastos, a las necesidades, previsiones o proyectos.
De esta manera nunca los gastos superarían los ingresos, porque esos ingresos se ajustaban a las previsiones ciertas, no escritas sobre “la arena de la playa”, que es lo que hacen ahora, estos pájaros. Así no debía de producirse ningún desequilibrio económico, salvo catástrofe en los ingresos. El sobrante no se lo iba a llevar nadie, quedaría como remanente para cubrir los posibles y normales imprevistos

Los tramposos actuales, por los datos, las formas y los resultados finales, que es lo que cuenta (no la verborrea), lo hacen al revés, primero elaboran la previsión de gastos, adecuados a sus conveniencias personales y políticas electorales. En esa previsión están incluidas las prebendas, apoyos económicos con interés electoral, subvenciones para la compra de voluntades por vía directa o por medio del “truco del almendruco” no vaya a ser que algún cacique se enfade.

Lo siguiente es elaborar el presupuesto de ingresos, con previsiones no necesariamente reflejo de la realidad, siempre tendentes a exagerar hasta donde convenga a los intereses políticos, o, dicho de otra manera, hasta cuadrar las cantidades previstas de gastos.

Es curioso, que nadie ponga el punto de mira hacia la veracidad de los ingresos, que es donde está “la madre del cordero”, o, donde está “la gran mentira política”.

Bien engordado el presupuesto de ingresos, pueden justificarse unas previsiones de gasto, a gusto y capricho de los políticos en el Poder. Es claramente una fórmula tramposa para engañarse ellos y engañar a sus votantes, que es el objetivo cierto de todo político: no perder el Poder una vez conquistado, para lo que, según George Orwell en su libro con visión de futuro 1.984. “una vez alcanzado (el Poder), nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio”. Son previsiones descritas en el año1949 (libro con más de 25 ediciones). Hoy esas afirmaciones, tristemente, son de rabiosa actualidad.

Con esa sutil, o zafia, manipulación de los ingresos al alza, “No es necesario cortar las retribuciones de nadie, ni los gastos fatuos, ni las obras faraónicas, puesto que, según esas irreales cuentas, al final del ejercicio va a sobrar dinero”. Creyéndose esas cuentas, así debiera de resultar. Pero como los gastos sí que se van a efectuar y los ingresos no se van a recaudar, tendremos nuevo déficit acumulado y así un año y otro, y otro. ¡Ya lo pagarán nuestros nietos, biznietos y demás descendientes!, pero mientras tanto, a votar, no vaya a ser que salgan los otros… los malos.

Después, si alguien cuestiona algún tipo de gasto, la justificación es que está aprobado en el presupuesto aprobado por el Pleno o Asamblea General. ¡Y todos a callar! Es democrático.., sí, en una democracia bananera!

Lesmes Peña Hurtado. Presidente honorario de Ciudadanos de Burgos. CiBu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *