OTRA MANIOBRA PARA DESTRUIR EL SENTIMIENTO PROVINCIAL

 

 

OTRA MANIOBRA MÁS PARA DESTRUIR LAS PROVINCIAS.
Nuevos mapas rurales de Castilla y León ¿con los límites provinciales o sin ellos?
¿Alguno de los partidos que ahora defienden el troceo de las provincias presentó dentro de su programa esta propuesta en las elecciones? Una reordenación rural ¿Y para qué? La cantinela ya nos la sabemos: teóricamente para mejorar algo o manipularlo mejor. Para mí, esta maniobra no es más que otro intento de crear el obsesivo sentimiento castellano y leonés, de Valladolid, anulando así el gran enemigo de la Cosa Autonómica que es el sentimiento provincial. El muñidor de la operación podía ser cualquiera de los otros saltapatrás que pululan por las oficinas del PP en Valladolid, pero para más INRI para Burgos, se trata de un personaje político elegido por los burgaleses. NO APRENDEMOS.
No sorprende que lo haya propuesto el partido “CIUTADANS DE CATALUYA”, adaptado al castellano como Ciudadanos, (partido claramente anti provincial) y, naturalmente, al vallisoletanismo centralista le haya parecido estupendo, pero que el Partido Socialista apoyase este troceo, a mayor gloria del centralismo de Valladolid, me parece increíble, salvo que sus dirigentes se hayan adaptado ya a la figura del vallisoletano nacido en Burgos, en Soria, en Segovia, en Ávila, o en León, Zamora o Salamanca. En el franquismo centralista, esta figura, era lo normal. El político que llegaba a Madrid se convertía en un madrileño centralista, olvidándose de sus orígenes. Aquí tenemos algún ejemplo muy significativo: durante el franquismo y desde el nuevo centralismo de Valladolid.
Lo último de este intento de troceo es la petición del PSOE de pedir una prórroga y que sean los alcaldes los que se mojen en este asunto, bien, pero confiemos en que no sea un consejillo de los alcaldes del PP. Deben de manifestarse todos los alcaldes de poblaciones de más de 5.000 habitantes, que no serán tantos. Al PP por boca del sr. portavoz no le importa el aplazamiento, pero sí el final: “culminar el modelo territorial”. ¿Y eso que quiere decir en castellano liso y llano? A mi modo de ver se trata de que el modelo provincial, que tenemos, no gusta al centralismo vallisoletano. Las provincias estamos condenadas a ser un territorio anodino, sin historia, y sin tradiciones, salvo las que decidida el centralismo.

Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *