LAMENTABLE Democracia fascista

LAMENTABLE: Mis recuerdos del comportamiento franquista.

 

Me asombra la falta de talante democrático del que están haciendo gala los políticos en el Poder, o a la Espera.

Ya me he referido a este tema en uno de mis comentarios, respecto de unas declaraciones de Ximo Puig, unos de los jefes del PSOE de Valencia, donde anunciaba el peligro para la democracia que representa Podemos. Similares declaraciones las hemos visto o leído de la señora Cospedal, Secretaria General del PP, así como de altos cargos de las dos manos. ¡Mira que se han dicho necedades por sectarias en los debates televisivos! O la infumable argumentación del señor Laborda, expresidente del Senado, donde sin encomendarse ni a Dios ni a Cristo, manifiesta por escrito, que si llegase al Poder Podemos con su programa, a los seis meses estaríamos con la cartilla de racionamiento; es difícil “mejorar” este disparate.

¿Pero tanto pánico les produce este nuevo partido político? ¿Por qué? Lo más probable es que se han dado cuenta, cómo lo intuimos el resto de ciudadanos despolitizados apartidistas, de que se acaba esta “merienda de negros” en que han convertido ellos, lo que se suponía que sería una política democrática.

Con Franco “disfrutamos”, durante cuarenta años, de una “democracia orgánica” y cómo el abono orgánico es la mierda en sus diferentes variedades, pues se trataba de una “democracia de mierda” (perdón por las crudas expresiones). ¿Cómo denominamos la democracia que dicen los políticos que está en peligro? Bueno, el peligro son ellos como han dejado acreditado durante los últimos 25 años. La demandada denominación debiera de ser, la antagónica, esto es, la “democracia inorgánica” “sin órganos para la vida”, o sea muerta, un mineral. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Que es como está ahora nuestra supuesta Democracia: matada por quienes debieron de ser sus protectores.

Los cuarenta años que han transcurrido desde la desaparición del dictador se han caracterizado, por la sensación que tenemos algunos, de que se decretó, en silencio, a escondidas y sin luz ni taquígrafos, la veda de la honradez, desde la convicción de los que llegaron, de que “había llegado su hora” en todos los campos y no había que perder el tiempo. ¿Cómo se puede entender sino, que hasta el jefe de la Guardia Civil robase el dinero a los hijos o huérfanos de los componentes del servicio de vigilancia del latrocinio? Y del Jefe de la Policía y el Gobernador del Banco de España (el que firma la validez de los billetes) Gurtel, ERES y el tal y tal y tal. Muchos tales, demasiados. Pero lo más lamentable es que este nivel de corrupción ha ido creciendo a medida que transcurría el tiempo. ¡Cómo no pasaba nada, todos a por la mayor tajada!

Es incuestionable que hemos estado gobernados por una partida de ambiciosos de Poder y de dinero. Los descubrimientos que van saliendo, aún a cuenta gotas, nos desvela una descarada apropiación de dinero y todas las prebendas salidas de mentes enfermas, que no han visto límites a su ilimitada ambición

Está claro que se puede escribir de todo, pero en este asunto de Podemos, los políticos, de las dos manos, están actuando como si este grupo político estuviese compuesto por personas con rabos y cuernos que amenazan nuestras vidas y haciendas. Estos comportamientos me han recordado el mismo miedo que tenía el régimen fascista cuando se refería a las “hordas rojas comunistas”, naturalmente con rabos y cuernos.   ¿Y ahora quienes son los fascistas cuando los autodenominados demócratas se refieren a Podemos?. Yo lo tengo claro y supongo que muchos españoles también: Fascistas de chicha y nabo, y demócratas artistas del choriceo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *