LA TRASTIENDA DEL CONSENSO

El consenso ha demostrado que sirve para consolidar el régimen y sus privilegios gremiales sin tener nada que ver con las mejoras para le Pueblo. El consenso resulta ser, de hecho, unos cambalaches donde se acuerda de todo, cosas que se hacen públicas y otras de las que nada se sabe y que, COMO TODO LO QUE SE OCULTA… MALO, MALO. Una buena parte de los acuerdos por consenso beneficia a los componentes del gremio político, sin distinguir ideologías, con lo que se acredita que lo importante para todos sus componentes es consolidar este tinglado.

¿Cuándo, cómo y dónde se han acordado las abusivas retribuciones, gabelas, privilegios y demás indecentes chanchullos, que afecta a sus señorías, hasta que dejan de respirar? La despenalización de la mangancia legal del individuo Monago, presidente de la Cosa autonómica de Extremadura, denota la cantidad (con perdón) de mierda que esconden los lupanares llamados “Las Cortes, El Senado, El Parlamento”, donde para ser miembro, parece obligatorio, ser indigno y aceptar como normal que un individuo con la identificación de Senador, pueda realizar viajes para visitar a su novia con gastos pagados con dinero público. TODOS CULPABLES. No recuerdo ninguna protesta. Es un tema que ha desaparecido de los Medios. Mejor que se olvide este indecente asunto y pronto. ¡Pues será todo lo legal que hayan decidido, por consenso, pero esto es una acción hecha por personas escupibles!

El robo legal, por consenso, parece ser moneda de cambio entre los trúhanes, que deciden, por consenso, sus retribuciones. Al respecto recuerdo el chiste que presentaban a una persona que tenía ilusión por ser árbitro de futbol. Ésta persona se presentó con total naturalidad en el colegio de árbitros para solicitar su ingreso en el citado colegio. Según el fabulado desarrollo de su presencia en la oficina de aquella organización, se desarrolló de la siguiente forma: Inocente candidato a árbitro consulta sobre los requisitos para acceder a esa anhelada actividad. La persona que le atiende, dice en voz alta “¡Que alguien traiga a éste hijo de puta una solicitud de entrada!”. El ilusionado candidato al tal cargo se muestra indignado ante tal calificativo insultante. De inmediato, el empleado de la casa se dirige al candidato y le espeta: Usted no está preparado para ser árbitro. No se moleste en rellenar la petición. (Se pretende con éste chiste hacer ver que para todo hay que estar preparado y es por eso que las personas decentes huyan de los partidos políticos como de la peste, lo cual es totalmente comprensible).

Integrarse en una organización que acepta, por consenso que un individuo Senador, miembro de una de lo que los profesionales de la política dicen ser la representación del Pueblo, pueda ir a ver a su novia en “acto de servicio”, es jugar a sinvergüenza. ¡Y malo es que uno lo parezca! o admita parecerlo.

La que se me ocurre, no es otra que: si esto se tapa es porque si el sinvergüenza Monago “tira de la manta” quedan “con el culo al aire” otros muchos desmanes que se nos ocultan. ¿Podría ser posible que alguna vez lleguemos a conocer los manejos del gremio político? Será difícil porque de estos abusos son responsables todos los grupos políticos que, por consenso, lo toleran mansamente. No recuerdo ninguna denuncia de algún abuso por parte del PP-PSOE-IU-CIU-PNV-UPyD-UPN-Ciudadanos de Cataluña, y seguro que alguno más que se me olvida. TODOS participan en el reparto del “brazo de gitano”. TODOS PARTICIPES Y CORRESPONSABLES POR CONSENSO del abuso del tal Monago.

Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos de Burgos. CiBu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>