LA NECESARIA CURA DE HUMILDAD

 

En este enfrentamiento entre partidos políticos al que estamos asistiendo en el presente, salen a la luz comportamientos entre quienes compiten por los votos que, a veces resulta chocante, por no decir impropio. Un buen ganador no califica de perdedores a los demás contendientes o competidores “lo importante es participar”. Pero en esto de la política está casi todo permitido, incluso las medias verdades que suelen ocultar grandes mentiras. En el caso electoral para gobernar es preciso obtener el 50%, más uno y todo lo demás no es ganar. No se puede hablar de ganar habiendo perdido un tercio de los votos anteriores. ¡Algo se habrá hecho mal para este huida de los votantes!  Es el ejemplo de lo que sucedió en las pasadas elecciones municipales de Burgos y que, según las encuestas, se repetirá ahora

El “pacto de perdedores” parece ser el resultado final de esta competición, porque todos van a ser perdedores, incluidos los que obtuvieron más de diez millones de votos en 2.011: van a perder aquello que poseían, con lo que el resultado cierto y “en castellano, llano” no van a ganar lo que se persigue, que son los votos. Por todo ello doy la razón al señor Rajoy cuando insiste machaconamente, que habrá un pacto de perdedores: ¡sin duda! Podrá ser pacto entre dos: PP y Ciutadans; o PP y PSOE; o con tres, entre PSOE, Podemos y Ciutadans. En todos los casos será un pacto entre perdedores.

Tampoco será mala cosa que haya un tratamiento de humildad personal

Lesmes Peña Hurtado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *