LA ESTACION DEL FERROCARRIL DE BURGOS: INCOMPRENSIBLE

 

 

Estación del ferrocarril. INCOMUNICACIÓN CON LA CIUDAD Y PROVINCIA.

 

Me comentaba hace unos días una persona que había viajado a Burgos en tren que no comprendía nada respecto a lo que se aprecia cuando uno sale de la estación del ferrocarril:

a/ Incomprensible situación de la estación: me dice  “perdida en medio del campo”,  y “dentro de unos meses al borde mismo del mar cerealista que ya verdeguea a su alrededor” ¿será esto Burgos? se preguntaba al salir de la estación ¿pero no había otro terreno más cercano a la ciudad? Contesto: en Burgos la racionalidad y en sentido común están raptadas por la desmedida codicia de  unos pocos y la necesaria colaboración de los políticos -últimos responsables de todos los múltiples desaguisados que podrás ver en Burgos-. La ubicación de la estación resultaría ser el lugar más conveniente para los intereses de los especuladores propietarios de los terrenos de los alrededores, ahora sembrados de cereal ¿Intentarán cobrar también de la PAC?. “Menuda revalorización”, me contesta.

Y sigo: en Burgos se han acabado “los recios castellanos”, ahora somos medio pensionistas entre el antiguo Reino de León y los cascotes de lo que en tiempos, parece que remotos, debió de ser la Cabeza de Castilla, o vaya usted a saber lo decidido por “La Histórica” Villalar “Santo y Seña” de Pucelandia. También en esto de la estación los jefes de La Cosa autonómica habrán metido la mano. ¡Seguro!

Esta situación es la provocada por la desmedida e inmunda ambición del caciquismo que domina Burgos, situado por encima de los gobernantes “acojonados”, o quizás, aterrados, ante la posibilidad de que se haga público algo inconfesable, o quizás ante la posibilidad de ser maltratados desde los medios de comunicación, que les haría perder el Poder y el consiguiente “modus vivendi”. ¡Y… con eso no se juega!

b/ Servicio Municipal de Autobuses. Me comenta: “no conozco en el mundo civilizado algo tan mal planeado; he estado bastante tiempo esperando la llegada del autobús para que me trajera a Burgos y digo traslado a Burgos, porque mi impresión es que estaba en algún arrabal desde el que se veían casas a lo lejos. Después me han sometido a un circuito por toda la ciudad, que acabó en la Plaza de España tras 45 (cuarenta y cinco) minutos de recorrido. ¿Y ahora donde está la estación de autobuses?”. Yo no tuve contestación a tan disparatada situación ¿Y usted amigo lector?

A modo de triste ironía, me permito sugerir, humildemente, al, o los jefes de esta ciudad, el diseño de algo con lo que puedan ganar dinero -que es lo que manda esta ciudad- y que conecte directamente las dos estaciones: la del tren y la de autobuses, para que los burgaleses no nos tengamos que avergonzar con situaciones como la que yo he vivido y que describo.

Lesmes Peña Hurtado, del Partido Ciudadanos de Burgos. (No confundir con el Partit)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>