GRACIAS CATALUÑA

GRACIAS CATALUÑA.

El disparate vivido últimamente en Cataluña ha tenido también su efecto positivo: ha despertado un sentimiento de Nación que estaba adormecido por una causa u otra “entre todos la mataron…”

Una sociedad que pretenda evolucionar a mejor, necesita alta dosis de autocrítica, cosa que no se ha producido aun en España. La transición, según los partidos políticos mayoritarios: modélica. Pero… la Nación quedó hechas astillas.

Al final de los 70 y principio de los 80, parecía como si se estuviese repartiendo un botín de guerra, sin orden ni control, solo al albur de los deseos aldeanos de algunas provincias y sus caciques, de derechas y de izquierdas. En aquellos convulsos momentos, con una izquierda vocinglera y agresiva, y con un gobierno de ex-franquistas acomplejados, todo era posible.

El paso del tiempo ha sido contundente con el error del troceo, cada día son más las personas que lo reconocen. Un político de Estado, que no tenemos, lo solucionaría, con imaginación, decisión y autoridad. No se puede tratar como iguales a quienes son manifiestamente desiguales, y Cataluña puede y quiere tener el papel que por su historia (aunque no sea la que cuentan a los niños catalanes) y su potencial económico le corresponde. No es razonable que en cualquier acuerdo entre comunidades, tenga el mismo valor el voto de Cataluña que el de algunas mini comunidades.

Lo que yo conocí de cerca (no de oídas) fue la creación de la Comunidad llamada Castilla y León, y tristemente se inició con la maniobra de No Incluir en la fase Preautonómica a dos provincias netamente castellanas: Logroño y Santander. Operación, Valladolid centro geográfico.

Josep Terradellas definió a España como una Nación de naciones. Y en alguna otra ocasión escuché al “Muy horinable Pujol” (con perdón) decir, algo así como que, “Cataluña no puede ser tratada de igual a igual con La Rioja o Cantabria”, como ejemplo. Y.. con algo de razón ¿o no? Con ello no disculpo lo sucedido el 1-O, pero… habrá que analizar todo si queremos ser justos, e intentar convivir en paz. Los catalanes son gente pacífica, amigos de hacer notar siempre su “diferencia” y “arrimar en exceso el ascua a su sardina” pero sin gresca.

El jueves 5-O escuché, en parte, unas declaraciones de José Bono, llenas de sensatez. A destacar una reflexión del mismo: él nunca pensó que La Mancha podía ser Comunidad Autónoma ¡¡Naturalmente!! ni la otra, ni la otra, ni otras más, pero no me atrevo a poner nombres para evitar ser objetivo de algún “apesabrado historicida” ¿Quiénes movieron las aguas para declarar estas Comunidades pintadas con falso tinte histórico? Sencillamente lo que se ha llamado siempre: los caciques, que reptan por los ambientes políticos.

Quizás proceda la recomposición de España, suprimiendo todas las “tonterías autonómicas”, dejando únicamente las que puedan tener algún sentido. Y… por otro lado, integrarnos el resto en una única figura político-administrativa, con más poder que todas las autonómicas juntas. Todo ello a través del cauce democrático que proceda. Y si es posible con consulta al Pueblo, pero con toda la limpieza posible, sin las argucias que utilizan los políticos para que el resultado sea el que ellos quieren. Y… reconozcamos: ha sido Cataluña la que ha despertado a España de la modorra y el nefasto conformismo. Con autocrítica y voluntad política todo es posible.

Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>