ESPACIO PARA MAYORES: MÚSICA Y DANZA

ESPACIO MUSICAL PARA MAYORES
Se ha escrito y hablado últimamente sobre el denominado ESPACIO JOVEN; que si lo trasladamos a la antigua estación del tren, o lo dejamos donde está; al parecer se ha optado por dejarlo donde está, con lo que queda sin uso el reformado edificio de la estación
Mi experiencia me dice que cualquier iniciativa que no provenga del “mando” en todos los estratos de la sociedad, es rechazada sistemáticamente. Aun consciente de este probable rechazo, e incluso descalificación personal, o de la propuesta, voy a cometer la osadía de hacer una sugerencia sobre el posible destino del edifico de la estación del tren: así como hablamos del “Espacio Joven”, propongo un “Espacio para mayores” con un uso inicial que podría ser música y baile, que ya se ampliaría a otras actividades demandadas por este colectivo. En principio podría ser para escuchar música de nuestro tiempo, que ya no es habitual en los medios de comunicación; pero además procedería completarlo con la organización de jornadas de baile que serían programadas en función de la asistencia de personas a los actos organizados. Se puede apreciar que condiciono los actos a la aceptación o no de los mismos, sencillamente porque no soy partidario de la programación impuesta por quienes solo buscan el brillo de las “medallas” políticas; propongo pues, actuar con absoluta flexibilidad y hacerlo sobre la marcha. Algunas de las personas que podríamos participar en la música y el baile (ellos y ellas) seríamos los que aprendimos a bailar en los bailes de la calle que organizaban los mozos de cada barrio en sus fiestas, por cierto sin subvenciones ni agasajos a las autoridades como se estila ahora; entonces eran los comercios los que ayudaban económicamente a la organización; además se sumaba a lo que recaudaban los mozos durante los bailes entre los bailarines, a los que nos invitaban a una aportación dineraria.
Por otro lado, acorde con los tiempos que vivimos, procede añadir a la proposición, que bailar es un ejercicio físico estupendo para las personas de más edad, pues además de mover y flexibilizar todo el cuerpo se hace con gusto y ganas, por lo que mejora nuestra circulación sanguínea, nuestro corazón y por tanto nuestra salud física y mental.
Y como final, medio en bromas, medio en veras, con un poco de “retranca” castellana: todo lo que antecede podría ser rentable hasta para la Seguridad Social y la familia, con unos ancianos contentos de su vida y menos preocupados con nuestros achaques.
Todo lo anterior, sin ánimo de ofender.
Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *