EL PUEBLERINISMO EN ESTADO PURO

Replica al artículo aparecido en Diario de Burgos el martes 20 de enero, pagina cuatro. El autor del texto intenta desacreditar al candidato de PODEMOS por León, el cual, entre otras propuestas se cuestiona la composición de La Cosa Autonómica, por lo que el señor de Dios, no se queda corto en su descalificación. En su día envié al Diario de Burgos el texto que reproduzco a continuación: no he recibido ninguna información ni del Diario ni del señor de Diós.

 

EL PUEBLERINISMO EN ESTADO PURO.

Leo en Diario de Burgos, martes día 20 de enero, página cuatro, una columna bajo el título TRIGO LIMPIO, firmada por Luis Miguel de Dios, a la que voy a referirme a continuación.

Desde el púlpito de la sacrosanta e incontestable mentalidad vallisoletana, este señor trata de desacreditar a una persona que, en uso de su libertad, ha asumido la responsabilidad de representar a un partido político, tan legal y digno de respeto, como lo pueda ser al que el señor don Luis Miguel de Dios haya votado en alguna ocasión.

La diatriba la Inicia este escribidor denominando sueño a lo que, al parecer, ha presentado como propuesta política esta persona – a la que no tengo el gusto de conocer, ni directa ni indirectamente- respecto a, según el firmante de la columna referida, a cuestionarse la estructura territorial de esta Cosa Autónoma vallisoletana, que engloba a los restos de la destrozada región castellana y a la de León. Yo también me cuestiono la estructura decidida en su día en los despachos de Valladolid, sin que los pueblos leones y castellano hayan dado su consentimiento para este cambalache. Me gustaría que este señor contestase si él ha participado en alguna votación donde nos hayan consultado a los leoneses y a los castellanos sobre la creación del centralismo centrípeto vallisoletano. Yo no recuerdo ninguna consulta al respecto, que hubiese sido lo justo y democrático. ¡Pero Quía!. ¿Tanto riesgo es saber la opinión de los castellanos y los leoneses sobre el tinglado?

Cómo parece que este señor se cuestiona la regionalidad de Valladolid, sírvale de recuerdo que la fundación de esta ciudad se produjo en el año 1.084 – cuando Burgos ya era capital del Reino de Castilla – por el Conde Pedro Ansurez, en cumplimiento de la orden recibida del Rey del Reino de León, que quería tener una ciudad al sur de sus dominios. Dicho lo cual no procede poner en duda que Valladolid se fundó asentada sobre suelo leonés, guste o no guste. ¡Malo que se reniegue de los orígenes!

Contempla este señor la posibilidad de que la propuesta esté basada “en los tradicionales e inevitables agravios comparativos con Valladolid”. Lo que procedería ahora es que el señor de Dios, rebatiese esa machacona afirmación de los agravios comparativos, con datos que nos demuestren que no existen esos agravios. Por el contrario sí que podríamos hacer una relación quienes pensamos que ha habido un abuso desmedido por arramplar y centralizar TODO en Valladolid. A favor de…, y en contra de….

Se pregunta también si ¿es ese el principal problema que tiene planteado esta tierra? Puede ser que sí, y para algunos lo es, dado que después de esos treinta y dos años de vigencia de La Cosa Autonómica, no se ha resuelto ninguno de los problemas que él mismo detalla: el paro, la despoblación,  el envejecimiento, la agonía de la agricultura, la escasa industrialización. ¿Conocerá este señor las soluciones aportadas y puestas en práctica en las siete provincias y media que no son Valladolid y alrededores?. Yo no.

Otros sí sospechamos las incontables aportaciones a favor de Renault y la entrada “a sacos” de dinero para el Parque Tecnológico de Boecillo y para completar el circulo, ¿Cuánto lleva gastado  la Fundación Villalar con la pretensión de crear el sentimiento nacionalista NACYL?. Otro fracaso más a acumular a la evidente incapacidad política del La Cosa de Valladolid.

  • Señor de Dios, “lo evidente no necesita demostración” y es evidente el super-desarrollo de Valladolid en estos treinta y dos años, ¿evidente o incierto?. Y a la vez, el retraso o paralización de toda iniciativa que pueda beneficiar a las siete provincias y media fuera de Valladolid y su radio de acción. Usted cree que es casual o explicable el cierre del ferrocarril directo Madrid-Burgos; -la vía más moderna de España cuando se inauguró- o la prioridad de la Autovía Valladolid-Soria, sobre trazado tradicional Este-Oeste de España al que le faltan sobre 60 kilómetros para completar el recorrido por autovía desde La Coruña hasta Barcelona. Lo que la naturaleza decidió que fuese cruce de caminos, Norte-Sur, Este-Oeste que es Burgos, desde Valladolid se ha decidido que ese cruce de caminos no vale, y se está forzando que sea Valladolid. “Lo que naturaleza no dá Salamanca non presta”. En el caso de Burgos, podríamos decir “Lo que naturaleza no dá, Valladolid arrampla sin pudor”. Me manifiesto tan contundentemente porque no pretendo publicidad institucional. El dinero de todos repartido entre los medios de comunicación cierra en el cerebro la zona de la crítica.
  • Después hay una queja lastimera de la despoblación de las siete y media provincias, cuando todo el poderío económico de las nueve provincias se ha centrada en hacer de Valladolid la gran ciudad que absorbe todo lo propio y lo ajeno y además se reserva el derecho a descalificar a quien osa poner en cuestión el invento autonómico vallisoletano. Yo ya me temo lo peor.
  • Es muy difícil gestionar una comunidad de 93.500 kilómetros cuadrados y más aún desde la visión absorbente de todo lo que pueda suponer creación de puestos de trabajo. Hasta las cosas más nimias se han trasladado a Valladolid. ¡Y la que nos espera a las colonias periféricas con el centro de proveedores de Renault! TO PA MI PUEBLO!, creo que se puede denominar PLUEBLERINISMO.

Me gustaría una contestación con datos que contradijesen lo escrito anteriormente, aunque no es un estilo actual lo de debatir, es mejor el púlpito.

Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>