El Ébola: Toda la culpa la tuvo el perro.

De momento es el que ha “pagado el pato”

En justo castigo a su perversión ha sido condenado de forma sumarísima a la máxima pena sin más contemplaciones ¿Y, quien ha actuado de forma temeraria al importar la enfermedad? Pues nada de nada, ¡que cosas tienes Lesmes!.

Los políticos no son responsables de las decisiones improvisadas, aunque terminen en una catástrofe. ¡Que no hombre, que no!

Para salir en la Tele, la señora ministra pudo hacer una visita a estos enfermos, de tal manera que todos los españoles viésemos que no pasaba nada: al igual que lo hizo el señor Fraga Iribarne con el tema de la bomba atómica, o supuesta bomba caída en Palomares. Los más maduros recordamos al tal señor disfrazado de bañista, para convencernos de que allí no había ningún peligro. ¿Puede la señora ministra hacernos una demostración de ese tipo? Con ello los españoles entenderíamos que no hay más peligro, pero quía. Solo recibiremos bla, bla, bla, o más.

No se puede jugar con la salud de un Estado, adoptando decisiones explicadas por matices religiosos. El cínico buenismo que nos invade, genera estas cosas. ¡Pero que buenos somos que nos hemos gastado lo que ha hecho falta (de los contribuyentes, claro, no de los nuestro ¡hasta eso podíamos llegar!) para importar a unas personas enfermas de una patología casi desconocida en el mundo entero! ¿Y ahora qué, señora ministra y señor presidente del gobierno de España?

Se hará lo tradicional entre estos engreídos y soberbios políticos: “agarrar el rábano por las hojas” y buscar a quien echar la culpa: Manolete, o quizás “el coño de la Bernarda” o es posible que pueda ser responsable, la persona que regaló el coche invisible al marido de la ministra. En principio ha sido el perro el condenado. En ningún caso, ni la ministra ni el presidente tendrán que responder del desaguisado que se pueda preparar.

Porque todo es posible.

Lo primero será tranquilizar a la sociedad con datos ciertos, porque hay personas con un alto grado de alárma.

Un comentario en “El Ébola: Toda la culpa la tuvo el perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>