Cómo identificar un Nacionalismo

El nacionalismo siempre es antidemocrático. Además de excluyente de todo lo que no se corresponda con los objetivos del mismo. Como ya dejaron claro los romanos, la sociedad y el mundo se dividía, de una parte, los romanos (los buenos) y el resto del mundo, los bárbaros (los malos). Para los nacionalistas es lo mismo, o eres nacionalista (los buenos) o eres el “anti” (los malos).

Lo que identifica al nacionalismo es: la mentira, la manipulación de la historia y la compra de voluntades. Estas tres patas son el fundamente de todo NACIONALISMO

En La Cosa Autonómica denominada Castilla y León se dan estas tres características.
Primero fue la mentira. Todo facilidades: acercar la Administración a los administrados. Recuerdo que asistí al discurso del Sr. Lucas en el Gran Teatro de Burgos, a la sazón candidato a la presidencia de La Cosa Autonómica. Entre otras cosas dijo, que las Diputaciones de las 9 provincias serían las depositarias de las competencias que se transfirieran a la autonomía ¡que bien!. Pero a la hora de la verdad: todo lo contrario Centralismo, por tanto MENTIRA.
Por otro lado, el alcalde de Burgos mordió el anzuelo de la capitalidad y sometió al Pleno Municipal la integración de Burgos en esta estafa de autonomía (falta de visión, porque después de “echar o excluir” de la preautonomía, a Santander y Logroño, estaba clara la operación “centro geográfico” pongamos que hablo de Valladolid). Otra cosas hubiese sido de no haberse integrado Burgos en La Cosa. Sumando la negativa a integrase de Segovia, quizás no hubiese prosperado esta tropelía. Pero ya no tiene remedio, salvo el milagro de que los votantes de Burgos de las dos manos recuperasen la vista, el oído y el sentido común, cosa que raya el imposible, pues el convencimiento de la secta es total.

Los hechos han ido demostrado que todo lo prometido era mentira, porque después de asentadas las primeras competencias es cuando apareció la verdadera cara del nacionalismo, que no es lo que nos vendieron. Lo hemos vivido en cualquier tema por nimio que parezca, todo, tenía y tiene, un claro y único objetivo: centralizar todo y crear puestos de trabajo en La Metrópoli. No importa a quien se perjudica. Aunque sea robándoselo a las antiguas provincias, hoy tratadas como colonias conquistadas. Pongamos que hablo de Valladolid. Y si hay alguna duda que se lo pregunten a los funcionarios de La Cosa en Burgos, que no tienen autonomía para nada, nada, nada. Todo tiene que decidirse en Valladolid, hasta las cosas más simples y tontas.
El tiempo, y la apatía de los burgaleses, se han encargado de hacer olvidar todas las mentiras que nos contaron “al principio”, que no se corresponden en nada con la realidad posterior. El engaño y las mentiras fueron lo primero, como queda acreditado, por lo tanto La Cosa ya tiene una de las características del Nacionalismo de Castilla Y León: La Mentira.
Para manipular la historia se creó la Fundación Villalar. Según esta organización Vallisoletana (pagada por usted y yo), la citada población, o lo que lo rodea, o los comuneros, son las señas de identidad de Castilla y de León ¿cómo es posible tal barbaridad?, ni ellos mismo saben cómo justificarse. Comuneros los hubo en muchos lugares de España ¿o es que VA pretende ser también el centro de la revuelta? Son las cosas absurdas de los nacionalismos: Castilla y León, para los creyentes, es el ombligo de España, somos sobresaliente en todo y todos nos copian, (¡es que somos la leche!) igual que la URSS, en sus días de gloria, donde se había inventado todo.
De los disparates realizados por la tal Fundación me propongo escribir largo y tendido en próximos escritos, fundamentado todo sobre datos ofrecidos, entre otros, por la propia Fundación. Como no hay nadie que cometa la osadía de llevarles la contraria, se han publicado cosas que son de Juzgado de Guardia, pero tiene impunidad, impunidad total. Lo han hecho y lo seguirán haciendo: publicar lo que les parezca a sus dirigentes por aberrante que sea.
Lo mismo podría decirse de todos los escribidores a la sombra del NACYL y de sus recursos económicos. Con la intención de crear opinión a favor de La Cosa se han escrito cosas insólitas. Ejemplo Valladolid fue capital de España antes que Madrid, (publicado en un diario de Burgos) o “torpedear” al propio presidente de la Junta, cuando éste, en un alarde de realismo, insistió en el parlamento en denominar a La Cosa, como Comunidad. A algún escribidor no le gustó y en su siguiente escrito en el Diario de Burgos, no mentó esta palabra y apostilló repetidamente la de región. Me pregunto ¿mandará algo nuestro paisano? Otro disparate alumbrado desde CYL es el de que Valladolid fue capital de España en dos siglos, será quizás desde 1.599 hasta 1.606, porque en total fueron 6 años, (más o menos, dos siglos de gloria) en los que el Duque de Lerma campó por sus respetos en Valladolid.
Desde mi particular punto de vista, ha quedado clara la identificación de La Cosa Autonómica con los dos primeros síntomas de un nacionalismo extremista, excluyente, absorbente y radical, o sea, el NACYL. Procede aclarar que este nacionalismo no es separatista, todo lo contrario, es imperialista, pretende anexionarse todo, con la argucia que sea “Tó pá mí”: digamos que hablo de Valladolid.
Ahora ya sólo nos queda el más fácil. El tema de la compra de voluntades, es tan claro como que “lo evidente no necesita demostración”. El NACYL se dio cuenta de lo importante que era para los ciudadanos de La Cosa de Castilla y León,” la publicidad institucional”, porque no podrían vivir sin ella. Es más importante que la sanidad o las ayudas a los más necesitados. Así que “manos a la obra” no hay problema de dinero, a contratar publicidad a toda página, no vaya a ser que los pobrecitos ciudadanos, tan necesitados de esa publicidad, no puedan disfrutar de tan indispensable alimento para la salud mental.
Por otra parte también el NACYL tiene que ocuparse, y se ocupa y preocupa, por la salud mental de los medios de comunicación, porque pueden caer en la tentación de publicar o dar la palabra a los disidentes: enemigos de La Cosa. También piensan los jefes del NACYL en sanear la cuenta de resultados de los medios afines, como lo dejó claro el nazi Goebeels, Ministro de Propaganda del Régimen Nazi. ¡ Buena recomendación vive Dios!.

Después de estas reflexiones de un anciano arrepentido de haber participado en política de forma altruista, sincera, e idealista, con el único objetivo de dar a mis paisanos burgaleses la posibilidad (con poco acierto por mi parte) de salir de esta ratonera donde nos metieron a traición los políticos de aquella época (1980-81-82 y 83 cuando se consumó la traición), solo pensando en los cargos, carguitos y carguetes para ellos y los suyos. Todos ávidos de poder sin ningún idealismo. Solo a lo suyo, como, lamentablemente, ocurre en el presente.
Pongamos que no quiero hablar de Valladolid, donde, como en todas partes, hay muchas gentes excelentes, con alguna de las cuales he departido y compartido, muy a gusto, mesa y mantel en repetidas ocasiones, de alguno de los cuales tengo un grato recuerdo además de gozar de su amistad. Pero entre ellos no está (con alguna excepción) ningún político en activo, a los que respetuosamente detesto, políticamente hablando, al igual que con sus actuaciones dejan claro que también ellos detestan a Burgos y por ende a los burgaleses.
Algunos vallisoletanos tienen el problema de confundir Castilla y León con su Valladolid. No logran entender bien la diferencia entre CYL y VA y es por ello que se atreven a “vender” como propias cosas que no pertenecen a esa provincia. Sólo un ejemplo, la organización vallisoletana promotora del turismo en Valladolid se atrevió, en su momento, a afirmar que en Valladolid había Osos o minas de oro explotadas desde los romanos. Suponemos que estaban refiriéndose a los Osos del norte de León y Palencia, (que no es Valladolid) y en cuanto a lo del oro, es claramente una referencia a las Médulas, también en León. Estas “jilipolleces” se publicaron en un panfletillo y/o se publicitó en alguna línea aérea, que también hacía referencia a monumentos góticos de todo Castilla y León, como si se tratase únicamente de VA. A pesar de tamaño dislate, nadie ha pedido perdón por incluirlo en el patrimonio de Valladolid, como tampoco aclarado la verdad sobre los Osos o Las Médulas. El NACYL tiene impunidad total, pueden hacer o decir lo que les venga bien para su objetivo. Cuentan con la complicidad de los medios afines, (Goebeels) que no pueden, o no deben, denunciarlo, pues sería como “tirar piedras contra a su propio tejado”.
Así que gloria al NACYL, afincado en la leonesa ciudad de Valladolid, fundada en 1.084, por el conde Pedro Ansurez, cumpliendo la orden del Rey de León, que quería tener una ciudad al Sur de su reino, como así se hizo.
Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos de Burgos – CiBu.
¡CASTILLA Y LEÓN, NUNCA SERÁ UNA REGIÓN!

Un comentario en “Cómo identificar un Nacionalismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>