Archivos de la categoría Política

DIFAMOLOGÍA

.

                              DIFAMOLOGÍA                   

Perdón por el palabro que, como tal, no figura en el Diccionario de la RAE. Podría pasar como “la ciencia que estudia la difamación”. Pero no existe ni la palabra ni la ciencia.

Viene esto a cuento de la noticia, bien amplificada, de los presuntos acosos de Plácido Domingo hacia algunas compañeras. “En este mundo traidor, donde nada es verdad ni mentira” lo cierto resulta ser lo fácil que es difamar. Este hombre ya tiene la mácula de la duda para siempre, aunque todo hubiese sido falso, como aseguran otras compañeras.

“Dicen que fulanito…” ¿has oído qué menganita…? Este recordatorio, no suele ser para echar flores al aludido. La noticia, en negativo, se extiende como la pólvora y es asumida sin ningún reparo dentro del círculo del difamado, y mucho más aún si se trata de personas que por sus méritos, su trabajo, o su suerte, haya tenido alguna relevancia por encima del común del grupo, y por ello, secretamente envidiado.

Plácido Domingo ha tenido la suerte de que al hacerse pública la noticia, le ha permitido desmentirla. Pero esta circunstancia no se suele dar en la sociedad del común de los mortales, donde lo normal es que la persona difamada no tenga conocimiento del infundio, y por tanto sin posibilidad de réplica o defensa. ¡Esto funciona así!

Lesmes Peña Hurtado

DE ROTONDAS

DE  ROTONDAS: REFLEXIÓN.

La aparición y profusión de rotondas se produjo hace ya suficientes años como para que a estas alturas se hiciese un uso adecuado de las mismas. Pero no es así.

Observemos en alguna de las de doble carril. Pronto veremos los frenazos de unos o de otros. Menos mal que la velocidad en estos espacios no es elevada y por ello se producen pocos accidentes de importancia. Siempre hay uno de los conductores más templado que evita la colisión.

La primera rotonda por la que circulé fue en Gran Bretaña, todo bien, a pesar de hacerlo por la izquierda. No recuerdo ninguna (entonces) donde estuviese permitido adelantar dentro de la rotonda, que es el problema actual.

A estas rotondas les falta una señalización adecuada. Parece que no hay criterios con peso. No es razonable que la entrada a una rotonda sea en doble carril y la salida sea de uno solo. El que genera el problema es el que intenta adelantar, y para ello, se cruza delante del que va correctamente por su derecha. Con un carril único desaparecería el problema, que no es otro que el intento de adelantamiento.

Y esto solo se soluciona con mucha señalización en el suelo, o, más simple aún con la anulación del carril central para circular (adelantar) salvo en casos de accidente o avería. La prisa es la peor compañía de un conductor; no es buena ni siquiera para correr.

Lesmes Peña Hurtado

DE LA MAFIA

                DE  LA  MAFIA.

Del Diccionario de la Lengua Española, copia literal. Mafia: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos”. Tiene una cúpula, unos mandos intermedios, y medios coercitivos para lograr la obediencia a las decisiones de los mandos. La pretensión final de la Organización es la instauración de un sistema, que mediante el temor a las consecuencias de la desobediencia,  proporcione el Poder y el dinero.

También por este “sencillo” procedimiento, en la Edad Media los señores feudales recaudaban sus impuestos, a elegir: o pagas, o “cobras”. Ahora la cuestión parece diferente, pero el fondo del asunto es el mismo; los actuales políticos, sus partidos y toda la maraña creada alrededor, “sin demasiados escrúpulos” son dueños de vidas y haciendas, como lo ha sido siempre el Poder. La coacción es ilegal, salvo que quien la ejerza sea el Poder Político, que es lo que vivimos ahora mismo. La diferencia es que ahora somos nosotros los que elegimos a nuestros opresores.

Esta es la sociedad que nos hemos dado entre todos los cándidos cuando damos nuestra representación a quienes pretenden dirigir nuestras vidas, pero primeramente son las suyas. Nada cambia, solo se transforma. Pero al final: a votar, para que no salgan elegidos los malos, malísimos. Somos tontos, torpes o idiotas.

Lesmes Peña Hurtado

BURGOS, de Cabeza de CASTILLA a nordeste de Valladolid

BURGOS: DE CABEZA DE CASTILLA A NORDESTE DE VALLADOLID.

Invito a los burgaleses ver en las televisiones nacionales el mapa de  España con el pronóstico del  tiempo: Burgos ha desaparecido. En toda la superficie que ocupa la Autonomía de León y de Castilla, sólo existe Valladolid.

Se lamentaba Diario de Burgos en el editorial del 28 de abril, referido al “festejo Villalar” que, “El sentimiento regional brilla por su ausencia, pero no parece importarle a nadie”. ¡Claro que no importa a nadie! Y yo amplio, ¡a nadie del pueblo llano!

Muchos han sido los intentos y mucho el dinero gastado para crear ese sentimiento regional: todos han fracasado. No se puede contraponer un sentimiento sobre otro ya consolidado. Y hoy nuestro corazoncito está unido a la tierra próxima: local y provincial.

“Lo que mal comienza, mal acaba” sentencia la sabiduría popular. Y la creación de Castilla y León fue una componenda entre los políticos procedentes mayoritariamente del franquismo, sin más base que su propia conveniencia y las órdenes que recibieron desde las Diputaciones.

Hoy, los 36 años de gestión autonómica nos ha dejado hechos ciertos, en los que  siete provincias y media, han salido perjudicadas con el centralismo ejercido. Siempre con la colaboración de “los nuestros”, que no van a “lo nuestro”, sino a “lo suyo”.

Lesmes Peña Hurtado

ALGO HUELE A PODRIDO

ALGO  HUELE  A  PODRIDO.

Poco a poco, vamos viendo la verdadera cara de nuestros políticos. Ya sabemos que el nuevo vicepresidente de la Junta, -el que dice ser la regeneración-  ha retomado la obsesión, de su conciudadano y antecesor en el cargo. Se pretende fusionar los pequeños pueblos de Castilla y de León con la disculpa de mejorar. Algunos solo vemos, hacer desaparecer el sentimiento local y provincial.  Una vez más, los intereses vallisoletanos  se pretenden imponer desde el centralismo más retrogrado.

Al respecto, los dos grandes partidos se han manifestado y coincidido en rechazar la “novedosa e ingeniosa idea” del vallisoletano señor Igea. No es habitual que los grandes partidos “den puntadas sin hilo”, por lo que cabe preguntarse por las encuestas privadas  que manejarán ambos partidos, para una coincidencia tan contundente.

Que los dos partidos con más poder coincidan en rechazar una iniciativa autonómica que pretende la anulación de sentimientos arraigados en el ser humano, es una gratificante esperanza de la posibilidad de recuperar la identidad que se nos pretende arrebatar definitivamente. Por mucho que se empeñen los hagiógrafos de las autonomías, el experimento ha resultado ser un fracaso, aunque se ha ido difuminando a través de las generosas dádivas autonómicas, con el dinero de todos. Pero esto, como todo, tiene su final.

Y para completar la operación centralista de la Metrópoli, el exvicepresidente,  echado del poder por las urnas, nos viene ahora con la otra milonga centralista: que se reconozca a Valladolid como la capital de las nueve provincias. Burgos, una de las siete provincias y media que han sido tratadas de manera inmisericorde desde Valladolid, parece que reacciona y se niega a la nueva sumisión. Bien, bien. ¡Ya es hora, políticos de Burgos! Lesmes Peña Hurtado