Archivos de la categoría Política

YA LO DICE EL TANGO: 20 AÑOS NO ES NADA

YA  LO  DICE EL TANGO  “VEINTE  AÑOS  NO ES  NADA”

Sobre todo cuando se va montado en el machito, adulado por todas partes, y haciendo lo que le ha venido en gana. En las últimas declaraciones de Juan Vicente Herrera de ¿despedida, o huida? (que de todo puede haber), se desprende la plena vanagloria (gloria vana, hueca y vacía) de sus 18 (diez y ocho) años de Presidente de La Cosa impuesta desde Valladolid, que se corresponde con provincia y media. Pero le falta el halo de santidad que debieran pedir los vallisoletanos por los bienes recibidos de la generosidad del prócer vallisoletanista; quizás para hacerse perdonar por no haber nacido en la provincia elegida por los dioses, cuna del Centralismo. Nadie es perfecto.

Han sido años donde, desde Valladolid se ha arramplado, sin ningún complejo, con todo lo que supusiese la creación de un solo puesto de trabajo en las siete provincias y media, victimas del saqueo. Todo ha servido. Naturalmente con la necesaria colaboración culpable de los políticos que han representado a las siete provincias y media restante.

Desde la llegada a la presidencia de la Junta de Castilla y de León del sr. Herrara, el centralismo ha perdido los pequeños complejos que aún frenaban un poco las apetencias centrípetas absorbentes vallisoletanas. Los anteriores “mandamases” sorianos tuvieron la dignidad de sujetar los abusivos desmanes.

Con Herrera al mando de La Cosa, el vallisoletanismo, sin “despeinarse”, con total desvergüenza, se ha comportado como si las siete provincias y media restantes fuesen territorio conquistado, o desde la visión imperialista, Las Colonias sometidas y a las órdenes de la Metrópoli vallisoletana. Y si para algún cándido quedaba alguna duda no hay más que recordar algunas de las declaraciones del anterior alcalde de VA “Lo que es bueno para Valladolid, es bueno para la Cosa de Castilla y de  León”.

Pero el actual alcalde, desde la convicción de ser dueño y señor de La Cosa, y ya, sin ningún miramiento, ni sensibilidad o respeto, ha pedido, o, más concretamente ha exigido de manera salvaje, por brutal, aún más recursos y ventajas para Valladolid. Con ello queda bien clara la mentalidad dominante en aquella, provincia y media. Pero si aún no lo tenemos claro, solo con escuchar algunas de las intervenciones en las tertulias de la TV que financiamos los castellanos y los leoneses, se disipa cualquier duda de que estamos en una especie de tela de araña, donde, o eres araña, o  serás emponzoñado con su veneno y posteriormente devorado, que es lo que, si nadie lo remedia, ocurrirá en las siete provincias y media, ocupadas por las arañas.

La periferia representada por las siete provincias y media, a doblar la cerviz que es lo que corresponde y al que proteste “Garrotazo y tente tieso” a través de los engrasados medios de opinión.

No tengo duda que “con esta música no voy a ninguna parte” de momento. Pero “no hay mal que cien años dure”, dice la sabiduría popular, y me hace feliz recordárselo a quienes, como a mí, no les quedan demasiadas estaciones para llegar a la estación “termini”, y ahí “en el horno nos vamos a encontrar” como dice otro tango, con el evocador título “Cambalache”, que viene al caso de “La Cosa”.

SEGUNDA PARTE: la que concierne a mí querida provincia de Burgos.

1.- A destacar el objetivo de Valladolid: hacer desaparecer Burgos de las tradicionales comunicaciones, Norte-Sur; Este Oeste. Nuestra provincia ha sido desde la formación de la península ibérica, ese cruce de caminos. Pero apetecía al  centralismo absorbente de Valladolid, y se acabó la lógica geográfica, la reflexión y el sentido común.

En este desgraciado tinglado, donde la realidad histórica está totalmente falsificada, Juanvi rebosa de satisfacción. ¡Todo bien mi general!

A pesar de ello quiero recordar al señor Herrera que tenemos pendientes algunos, “asuntillos de nada”, pero imposibles de solucionar en esos 18 años triunfales.

1.-Tengo dudas razonables sobre si este señor habrá sido consciente del daño que ha generado a la provincia de Burgos y a las comunicaciones de España, cuando se ha volcado en pedir insistentemente la Autovía  VA-Soria, que es una de las mayores heridas producidas a las comunicaciones de Burgos. La autovía tan insistentemente demandad por él, aparta a Burgos de las comunicaciones Este Oeste, como lo ha sido durante siglos. ¿Será tan torpe que no se haya dado cuenta? Porque si lo ha hecho a sabiendas del daño, habría que hablar de traición a la tierra que lo vio nacer: Burgos. Este disparate, que además es un dispendio, va a perpetuar la anulación de la comunicación más corta y más racional, en beneficio solo de la venta de carburantes y en perjuicio de todos los viajeros Cataluña-Galicia y a la inversa.

 A la vez que se ha insistido en el camino más largo, se ha olvidado de los 60 kilómetros que separan Burgos de Santo Domingo de la Calzada, que uniría Galicia con Cataluña, como ha sido durante siglos. ¡único! tramo de autovía que falta para conectar el nordeste y noroeste de España.

2.- Parque Tecnológico de Burgos (San Medel) paralizado desde antes de los “cuatro días” de mandato del señor Herrera, y la vez que “entraba dinero a sacos en los desarrollados en Valladolid y alrededores” (léase sur de Palencia) La frase no es mía, es de un ex del PP. Las maniobras judiciales solo han servido de justificación para detener su desarrollo. 

3.- Ferrocarril Burgos-Madrid por Aranda, cerrado por un desprendimiento y “el riesgo de incendios” Sí, sí, parece increíble en el siglo XXI pueda utilizarse semejante disculpa, pero así se ha hecho público;  tampoco ha faltado la demagogia de promesas de su reapertura, incluidas las ridículas protagonizadas por los alcaldes de Burgos y de Aranda.

4.-Llegada del AVE, prometida por altos cargos mentirosos, de su partido. Quizás nos debieran explicar las “enormes dificultades” que tiene este trazado para superar la planicie entre Valladolid y Burgos, incluido el gafe del puente de Frandovinez, que, según dicen, se caía a trozos. ¿Por qué será que esto recuerda los problemas jurídicos del Tecnológico y el desprendimiento irresoluble del túnel de Somosierra? El texto es diferente pero el objetivo es el mismo: arrinconar y hacer desaparecer del mapa a Burgos 

5.- Nuevo hospital. En primer lugar no tiene ninguna lógica una edificación en horizontal, por los constantes desplazamientos dentro del mismo: camillas con enfermos, médicos y demás personal. En la edificación vertical, esto se soluciona con ascensores como estaba en el hospital “General Yagüe” construido en pleno franquismo e inaugurado por Franco. Ahora destruido por decisión política, como todo.

No creo que el responsable final de haber legalizado, durante su mandato, este establecimiento hibrido entre Hospital y Supermercado con su aparcamiento de pago y la correspondiente eliminación de toda posibilidad de otro aparcamiento libre, se sienta orgulloso de haber permitido un proyecto donde los enfermos y acompañantes son considerados y tratados como clientes, haciéndoles pasar sin piedad por donde interesa a los Fenicios promotores y explotadores comerciales del Super, lo cual es normal en cualquier establecimiento comercial; pero esto no debiera tener cabida en un hospital. ¡Pero lo tiene! Ahí está el ejemplo. Y el señor Herrera es coparticipe de lo escrito y de lo que sigue.

El colmo de la indecencia, tolerada por el señor Herrera y su cuadrilla vallisoletana, aprueban un proyecto para forzar el paso por el súper, el, o los  personajes que han maquinado esta indigna forma de ganar dinero, no se les ocurrió más perversión que la de hacer la entrada en el primer piso, con lo que para subir al mismo, o pasas por el centro comercial, o tomas el ÚNICO ascensor, pero por si fuera poco esta escupible (es difícil encontrar al adjetivo que procede) acción  inmoral, el ascensor Único está además a la intemperie de Burgos. Y así para todas las personas que visitan el hospital, enfermos o no; (qué pena del hospital viejo donde todo estaba bajo teja).

Utilizar el dolor ajeno para obtener beneficio es lo más sucio y rastrero que pueda maquinar mente humana, ni los irracionales hacen daño a sabiendas; esto es más indecente que el tráfico de drogas y será francamente difícil encontrar personas tan indignas, capaces de maquinar algo tan perverso. La Iglesia católica y sus sacerdotes, podrán perdonar esta iniquidad, pero, si Dios existe y es eminentemente justo, castigará aplicando la misma medida que el, y los, que han contribuido al dolor de sus semejantes para la obtención de un beneficio material.

Esperemos que exista Dios y estos descorazonados insensibles pasen en vida los sufrimientos que les corresponde.

Y acabo. Que ese Poderoso Señor, llámese como se quiera, haga posible el final de esta indignidad perpetrada por personas contra las personas.

Adiós señor ex-querido y ex-respetado Herrera Campo. Lo firma un burgalés indignado con su gestión y con el Partido Político (PP) al que representa.                       Lesmes Peña Hurtado

DE LOS ETIQUETEROS POLÍTICOS

DE  LOS  ETIQUETEROS  POLÍTICOS.

Es el comportamiento de personas integradas en los partidos políticos, o sus alrededores, hábiles charlatanes enganchados a cualquier pesebre.Desde la transición democrática viene siendo normal adjudicar la etiqueta de Fascista a toda aquella persona que no se identifique con los planteamientos de la izquierda; cuando el fascismo es tan fascismo antidemocrático, autoritario y totalitario, ejercido desde políticas de derecha, como lo es de la izquierda. Son los hechos los que definen la actitud fascista. La falta de respeto hacia quienes no comulgan con su credo es el síntoma del totalitarista.

Los ejemplos los podemos ver en las tertulias de cualquier medio de comunicación, donde cada cual manifiesta su opinión política libremente, pero que, algunos, tratan de imponerlo a los demás por la vía de la agresión verbal.

Descalificar al contrario con palabras o gestos por su opinión política es una actitud antidemocrática, venga de donde venga.

Quienes vivimos todo el franquismo desde la acera de enfrente, también conocimos la etiqueta, que entonces era de Rojo, o Socialistón, como un insulto y una descalificación, que yo afirmo haber vivido en primera persona.

Entonces, igual que ahora, el mensaje es el mismo, “o conmigo, o contra mí” y todo por no sumarse a la corriente política de cada momento. La libertad personal está condicionada a la marea política de cada momento. No es difícil apuntarse a favor de corriente, solo es imprescindible no tener sentido de la dignidad personal. Y esto vale para  entonces y para ahora.

Los etiqueteros jamás reconocerán su totalitarismo. Están en posesión de la verdad absoluta.  Todos los demás estamos equivocados si se nos ocurre opinar contra corriente.

Lesmes Peña Hurtado

DE LA MAFIA (pasado y presente)

 

DE LA MAFIA.

DE LA MAFIA.
Del Diccionario de la Lengua Española, copia literal. Mafia: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos”. Tiene una cúpula, unos mandos intermedios y medios coercitivos para lograr la obediencia a las decisiones de los mandos. La pretensión final de la Organización es la instauración de un sistema, que mediante el temor a las consecuencias de la desobediencia, proporcione el Poder y con ello el dinero.
También por este “sencillo” procedimiento, en la Edad Media los señores feudales recaudaban sus impuestos, a elegir: o pagas, o “cobras”. Ahora la cuestión parece diferente, pero el fondo del asunto es el mismo; los actuales políticos, sus partidos y toda la maraña creada alrededor, “sin demasiados escrúpulos” son dueños de vidas y haciendas como lo era en tiempos pretéritos. La coacción es ilegal, salvo que quien la ejerza sea el Poder Político.
Esta es la sociedad que nos hemos dado entre todos los cándidos cuando damos nuestra representación a quienes pretenden vivir del trabajo de todos. Nada cambia, solo se transforma. Pero al final: a votar, para que no salgan elegidos los malos, malísimos.
Lesmes Peña Hurtado

DE LA BAJADA DE IMPUESTOS

 

DE LA BAJADA DE IMPUESTOS
Si no fuese tan serio el tema de la economía nacional podríamos soltar una sonada carcajada cuando oímos, de nuevo, que los partidos políticos nos van a bajar los impuestos si son elegidos para regir los destinos patrios, ¡una broma! ¿De dónde va a salir el dinero para mantener esta máquina derrochadora que han ido creando ellos mismos? Sí, ellos mismos, y en su propio beneficio. ¿Nos verán los políticos como tontos, o es que lo somos realmente? Para bajar los ingresos, habría que saberse qué gastos van a suprimir, pero de eso no nos informa ninguno. Solo será posible bajar los impuestos a base de aumentar la disparatada deuda pública que ya supera el 100% de nuestro producto interior bruto. Un disparate.
Lo que sí sería creíble es que algún partido hablase de “desinflar” el monstruo de la Administración: son diecisiete parlamentos autonómicos, con un montón de parlamentarios; diecisiete Gobiernos, con sus correspondientes Ministerios, denominados eufemísticamente Consejerías. Serán, más o menos, cerca de 200 miniministros con sus correspondientes directores y subdirectores generales, oficinas, secretarias, asesores, automóviles, y más y más. Todo ello hace un total de miles y miles de personas, a lo que habría que unir, el Gobierno central, los gobiernos provinciales, ayuntamientos, cabildos, etc. Este generoso barullo burocrático en todos los ámbitos ¿para qué ha servido? La verdad para muy poco.
Guste o no todo lo anterior, este macro-tinglado político no ha sido capaz de mejorar las condiciones de vida de los españoles, más bien lo contrario; estamos sufriendo un constante aumento de la presión burocrático-política, contraria a la libertad; yo me veo como un paisano abrumado y hastiado de tantas obligaciones y recortados mis anteriores derechos frente a la “máquinaria” política.
Una contundente dieta de adelgazamiento sí se podría tomar en serio, lo demás es pura farfolla electoralista de los unos, de los otros, de los otros y además también de los otros.
Lesmes Peña Hurtado

CUALQUIÉR DÍA PUEDE SER EL ÚLTIMO

CUALQUIER DÍA PUEDE SER EL ÚLTIMO.

Es muy curioso ver la vida mirando al retrovisor, y al presente como lo único cierto.
Si se detiene uno a repasar algunos de los pasajes de nuestra vida ya vivida, nos damos cuenta que todo ha sido como un sueño que perdura en nuestra memoria, pero podemos considerar incongruentes nuestros afanes por conseguir unos fines que en aquellos momentos parecían lo más importante y que ahora, ya en la ancianidad, vemos que era intranscendente.
Es comprensible el afán de mejorar, pero, al final ¿para qué?, solo para sobrevivir y como único fin reproducirnos, ¿y eso es todo? Esa reflexión me lleva a considerar nuestra existencia como algo estúpido, sin sentido.
Ni siquiera la acumulación de saberes justifica nuestra existencia, porque al final ¿para qué la sabiduría si todo se acaba con nuestra muerte?
Las diferentes religiones nos anuncien una nueva existencia después de la muerte, no me parece darle sentido a nuestra vida ¿sólo vivimos para reproducirnos, morir, y después ir al cielo o al infierno, en sus diferentes versiones
Todo lo anterior podría considerarse como un cántico a la maldad ¡De ninguna manera! Creo que debemos ser buenos, especialmente con nuestros semejantes y todo lo que nos acompaña, pero no porque lo digan las religiones, que hacen ver como enemigos a quienes no comulgan con la suya.
La naturaleza desperdicia la experiencia como fuente de mejora de la especie humana. La juventud da por sentado que las cosas han llegado hasta ellos, de una forma casual.
Las personas mayores nos volvemos más serenas, más comprensibles con los demás, y creo, por mi experiencia, que además se mejora con el sufrimiento. El éxito propicia la soberbia, y la posterior decadencia hace reflexionar. Con la edad se ve todo de distinta forma. En algunas culturas se propicia “El Consejo de Ancianos”, pero las generaciones actuales con el desarrollo de los últimos avances tecnológicos, desprecian todo lo que no sean más y más adelantos. Para ellos no vale nada el pasado, pero pronto esa misma filosofía les adelantará y dejará en la cuneta, como han hecho ellos con sus antecesores. A modo de broma: “La venganza de los viejos” será ejecutada por los nietos o los bisnietos. Y así sucesivamente.
Lesmes Peña Hurtado