CARTA ABIERTA AL SEÑOR ALCALDE DE BUEGOS

CARTA ABIERTA AL SEÑOR ALCALDE
Soy un burgalés nacido hace 84 años. Hago este prefacio porque lo siguiente está relacionado. Me gustaría que usted llegase a mi edad, y aunque entonces ya no sirva para nada, se dará cuenta de lo injusto que es imponer obligaciones tecnológicas nuevas a personas de anteriores generaciones.

Cuando usted llegue a esa edad, los niños de hoy le darán lecciones sobre los indudables avances tecnológicos que se irán produciendo. Puede estar seguro. Al respecto le recuerdo lo que dice la sabiduría popular “cómo te ves me vi, y como me ves te verás”.

¿Y a qué viene todo esto? Le explico: un día de abril asistí a consulta con mi médico de cabecera. Fui en mi coche y aparqué en uno de los espacios acotados como zona azul. Me acerqué a uno de los aparatos que expiden los tiques de la hora; intenté sacar el correspondiente, pero no fui capaz de lograrlo, pensé que aquel expendedor estaría averiado; seguidamente me dirigí al otro aparato expendedor, hice el mismo intento y con idéntico resultado, era un día muy soleado y el aparato está muy bajo, por lo que teniendo en cuenta la natural limitación visual de los 84 y la complicación que supone eso de poner la matrícula, me fue imposible sacar el tiket correspondiente. ¡Esto fue así!

Señor alcalde, pregúntese usted mismo, si, desde el punto de vista humano (lo legal es una manipulación de los hombres) tengo obligación de saber cómo se maneja un aparato que no es de mi generación y que me ha supuesto una multa por no estar “al día” en su manejo. Esto no es “la ignorancia de la Ley, no exime de su cumplimiento” esto es otra cosa: es algo dudosamente moral. Es una imposición injusta para las personas mayores que irá a más si no se detiene este abuso de autoridad que es de lo que yo le acuso a usted. ABUSO DE POSICIÓN DOMINANTE. Se trata de un castigo por no saber manipular un adelanto tecnológico, además complicado intencionadamente, que perjudica a los que intentan ser cumplidores. ¡Ya le llegará su hora señor alcalde!

Yo ahora pagaré la injusta multa, antes de que me apliquen el recargo del 100%. Y si usted fuese ese alcalde de todos, que siempre dicen los políticos, rectificaría la norma para personas de edad avanzada, si no lo hace, usted no es el alcalde de las personas mayores, ni lo será su partido: el PP.
Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *