Burgos y la “cosa” autonómica

JÚBILO. Burgos y la “cosa” autonómica.

Llevamos más 30 años viendo la decadencia de Burgos en todos los campos, así como la miseria moral de los políticos que han ido representándonos en este tiempo; han sido errores de bulto, previsibles desde la simple visión ciudadana, aunque ellos sigan sin verlo y mucho menos aun reconocerlo; su visión cerrada a todo lo que no ha sido su personal punto de vista estaba equivocada.

De poco serviría hoy ni la condena ni el arrepentimiento. Quizás lo único practico será, reconocer que Burgos ha perdido todas las batallas con Valladolid, con la necesaria ayuda de los nuestros. La primera fue desde el Ayuntamiento que decidió integrarnos en esta Cosa llamada Castilla y además León, cuando resultaba evidente la maniobra del Centro Geográfico decidido desde Valladolid, al excluir de La Cosa Autonómica a Santander y Logroño, desplazando ese centro geográfico hacia el suroeste, o sea hacia Valladolid. Había que estar ciego de soberbia o sectarismo no reconocer la maniobra, pero nada se hizo para evitarlo. Los políticos de aquel momento mordieron el anzuelo y con ello Burgos pasó de ser Cabeza de Castilla a “rabillo de ratoncillo”, que es lo que somos hoy, nos guste o no nos guste. Y no reconocerlo nos llevará a seguir cometiendo los mismos errores. Hoy es evidente la descarada marginación de la industria burgalesa por todos los frentes y de manera especial en comunicaciones.

He utilizado intencionadamente la palabra batallas, como lo que hemos ido perdiendo con Valladolid, pero creo que aún es posible ganar la guerra final, no por nuestros aciertos, sino por los errores y abusos de las autonomías en general, incluida naturalmente la de Valladolid.

Para un anti-autonomista declarado como lo soy yo, es motivo de alegría, incluso júbilo, leer en Diario de Burgos bajo el pseudónimo de PERSIO, un artículo con título que bendigo “Centralismos de nuevo cuño”. En nuestro caso, incluidos en La Cosa denominada Castilla y además León sabemos bien de que va esto del centralismo. Ahora podemos rasgarnos las vestiduras, pero lamentablemente no es ninguna novedad el arrinconamiento de Burgos desde Valladolid. Puede parecer hasta cínico que nos enteremos ahora de lo que se inició en 1.983.

Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>