Todas las entradas de: Lesmes Benito

QUÉ PENA DE PAISES INDIGANTE VIVIR EN UN PAÍS DONDE LOS LADRONES GESTIONAN EL DINERO DE TODOS. Después de lo que está saliendo con respecto a la indecencia de los profesionales de la política; algunas personas, entre los que me encuentro, pensamos que la Mafia es más honrada que estos mangantes disfrazados de gestores de vuestro dinero. Comparar a todos los gánsteres del mundo con estos sinvergüenzas que algunos votan, para que en su nombre puedan robar y abusar en todos los campos, es ofender a la Mafia, a la Camorra, y a todos los dictadores que en el mundo han sido.

DE LA MAFIA DE LA MAFIA. Del Diccionario de la Lengua Española, copia literal. Mafia: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos”. Tiene una cúpula, unos mandos intermedios, y medios coercitivos para lograr la obediencia a las decisiones de los mandos. La pretensión final de la Organización es la instauración de un sistema, que mediante el temor a las consecuencias de la desobediencia, proporcione el Poder y el dinero. También por este “sencillo” procedimiento, en la Edad Media los señores feudales recaudaban sus impuestos, a elegir: o pagas, o “cobras”. Ahora la cuestión parece diferente, pero el fondo del asunto es el mismo; los actuales políticos, sus partidos y toda la maraña creada alrededor, “sin demasiados escrúpulos” son dueños de vidas y haciendas, como lo ha sido siempre el Poder. La coacción es ilegal, salvo que quien la ejerza sea el Poder Político, que es lo que vivimos ahora mismo. La diferencia es que ahora somos nosotros los que elegimos a nuestros opresores. Esta es la sociedad que nos hemos dado entre todos los cándidos cuando damos nuestra representación a quienes pretenden dirigir nuestras vidas, pero primeramente son las suyas. Nada cambia, solo se transforma. Pero al final: a votar, para que no salgan elegidos los malos, malísimos. Somos tontos, torpes o idiotas. Lesmes Peña Hurtado

CUANDO EL DIABLO NO TIENE NADA QUE HACER, con el rabo se entretieneDE CUANDO SE CREAN COSAS INÚTILES PARA CONFUNDIR Pura demagogia es el acuerdo del Pleno Municipal del pasado viernes, por el que se crea un nuevo distrito denominado Industrial, que solo servirá para aumentar el gasto y molestar a las empresas. Magnifico el artículo al respecto de ÁM publicado en Diario de Burgos, domingo 20/10/19 Como burgalés, chamarilero, y ex empresario de esta plaza, contribuyente al mantenimiento del Ayuntamiento, me indignan algunas cosas que superan el límite de lo digerible, como es este acuerdo estúpido por su inutilidad. El señor Lacalle, alcalde durante los últimos 8 años y otros tantos, y más, de dirigente municipal y autonómico, no ha tenido tiempo para preocuparse de los polígonos industriales hasta este momento. Se intuye que debería saber que esto del distrito no sirve para mejorar nada en los polígonos industriales, A los dirigentes del Cs (Ciutadans) preocupados por sus cobros en el Ayuntamiento, cabe preguntarles si tienen previsto regenerar con alguna otra “genialidad”. Y a VOX: recomendarles que no participen en las vendettas personales de “los que fueron” y que ya no son. A los empresarios se les ayuda dejándolos trabajar en paz, simplificando la burocracia por ejemplo. Y para la instalación de nuevas empresas, Burgos tendría que tener como prioridad, rescatar las comunicaciones que nos han “chuleado” en los últimos treinta y tantos años -casualmente- desde que se nos incluyó, sin nuestro permiso, en la autonomía dirigida desde, y para, Valladolid. Lo demás es cuento. Algún día los burgaleses tendremos que hacer un análisis de la realidad autonómica impuesta y mansamente tolerada. Lesmes Peña Hurtado

LA FALSA HISTORIA DE CASTILLA Y LEÓNComentario de un Español, Castellano de Burgos. Confío que “no sea pecado” manifestar la posición sentimental de rechazo a todo lo relacionado con Castilla y León. Más, como es legal, no queda otro remedio que asumirlo, pero será sólo en lo que se refiere a la Institución que nace en 1983. Antes, los habitantes de las 6 provincias de Castilla éramos castellanos y los ciudadanos de las 5 provincias leonesas eran leoneses. ¿Y ahora, qué somos? Por mor de unos políticos sin dignidad, no somos, ni carne ni pescado. Un híbrido estéril. No es admisible que un medio serio, publicite una representación teatral, sobre “la Historia del Reino de Castilla y León”. Ni en serio, ni en broma se puede escribir tal disparate. Es una perversión del lenguaje, ya que en ningún momento ha existido el tal Reino. Durante los 36 años que tiene la autonomía de Castilla y León, se han mezclado ambas regiones con la perversa intención de crear la confusión y aparentar como histórico lo que no es. La bandera es otra cosa más que lleva a la confusión. “la historia de una apropiación” escribe un historiador. Se trata de la bandera de España entera desde Carlos III. Los iniciadores de esta apropiación sabían que no se podía inventar una bandera, que es lo que se ha hecho en otras autonomías y hoy ya naciones, o razas superiores. Esta bandera también podía haber servido para Madrid, las provincias que hoy son Castilla la Mancha. Santander ahora el país Cantabro; antes el Puerto de Castilla. Y Logroño, hoy la nación riojana, creada hace 200 años por acuerdo de las Cortes españolas, desgajando una parte de Soria y otra de Burgos. Nada tiene ningún valor ante la contumaz falsificación de lo que fue León y Castilla, cada uno por su lado, y lo que hoy se denomina Castilla y León, que no es ni Castilla, ni León, que es lo que se pretende. La historia desde el siglo IX, de Castilla y León, que es lo que se publicita últimamente, es clara y reconocible, pero nada que ver con la CastillaLeón actual. Como anécdota, recordar que en el siglo IX aún no se había fundado Valladolid; esa parte de tierras eran el sur del Reino de León. Se fundó, a finales del XI, o sea, dos siglos lagos después. Así que todo lo que se diga referido a Valladolid antes de 1.184 es mentira Lesmes Peña Hurtado

DIFAMOLOGÍA

.

                              DIFAMOLOGÍA                   

Perdón por el palabro que, como tal, no figura en el Diccionario de la RAE. Podría pasar como “la ciencia que estudia la difamación”. Pero no existe ni la palabra ni la ciencia.

Viene esto a cuento de la noticia, bien amplificada, de los presuntos acosos de Plácido Domingo hacia algunas compañeras. “En este mundo traidor, donde nada es verdad ni mentira” lo cierto resulta ser lo fácil que es difamar. Este hombre ya tiene la mácula de la duda para siempre, aunque todo hubiese sido falso, como aseguran otras compañeras.

“Dicen que fulanito…” ¿has oído qué menganita…? Este recordatorio, no suele ser para echar flores al aludido. La noticia, en negativo, se extiende como la pólvora y es asumida sin ningún reparo dentro del círculo del difamado, y mucho más aún si se trata de personas que por sus méritos, su trabajo, o su suerte, haya tenido alguna relevancia por encima del común del grupo, y por ello, secretamente envidiado.

Plácido Domingo ha tenido la suerte de que al hacerse pública la noticia, le ha permitido desmentirla. Pero esta circunstancia no se suele dar en la sociedad del común de los mortales, donde lo normal es que la persona difamada no tenga conocimiento del infundio, y por tanto sin posibilidad de réplica o defensa. ¡Esto funciona así!

Lesmes Peña Hurtado