A OTRO VALLISOLETANO CASTELLANO Y ADEMÁS LEONÉS Al Señor Quijano. Leo su columna en página 4 del Diario de Burgos, día 30 de septiembre 2.019. Al respecto quiero aclararle algunos conceptos que no vemos igual desde Burgos. Su mensaje es simple: “legalicemos la situación. Asumamos la realidad”. Pero resulta que esa realidad, muy positiva para Valladolid y sur de Palencia, no lo es para las siete provincias y media, fuera del ámbito vallisoletano. Más bien lo contrario. El escrito que comento podría firmarlo un procónsul de la antigua Roma, desde la visión del vencedor sobre tierra conquistada. Puede hacerlo impunemente desde la Metrópoli. ¡Al revés no tiene posibilidades! esperemos que solo se quede en una más de las abusivas pretensiones que se cuecen a la orilla del Pisuerga. “El asunto de la Capital” como Vd. lo titula, no es un asunto menor que pasó inadvertido en el Estatuto de Autonomía. No aparece porque se rechazó democráticamente por la mayoría de los representantes de los castellanos y de los leoneses. Se pretende consolidar otro privilegio, rechazado democráticamente, como reconoce el propio escritor. Así que mejor dejar este asunto de la Capital al albur del tiempo. Sin empujar. Propongo al Señor Quijano, que para consolidar, dar fijeza, respaldo y afirmación de Comunidad, promocionen desde Valladolid una consulta popular con una sola pregunta -Autonomía de Castilla y León ¿SI o NO? Y a partir de ahí que Valladolid sea lo que quiera, pero con su dinero, sin la cofinanciación de las siete provincias y media, hasta ahora seriamente perjudicadas por la Autonomía. Lesmes Peña Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *