A LA CARGA, SIN PIEDAD

A LA CARGA: LA JUNTA DE VALLADOLID A LO SUYO.
La voracidad de nuestros “amigos” de Valladolid no tiene límites, hasta el vivero de plantas de Los Guindales hay que cerrar en Burgos. Me resulta incomprensible que los burgaleses en masa no nos revelemos ante la persecución a que somos sometidos desde Valladolid. TO PA CASA.
No les parece suficiente lo que ya se han llevado. Parece que el fondo del arrinconamiento de Burgos no sea ya el descarado centralismo, sino que el odio hacia esta tierra, que sigue siendo Cabeza de Castilla, es hacerla desaparecer.
Debemos de reconoceré que el tiempo corre a su favor, pues las nuevas generaciones aceptan la situación como algo normal dada la manipulación que se ha hechos desde “el centro del centralismo del universo universal”. La gran mentira de esta cosa llamada Castilla y León es olvidar que lo primero que hicieron desde Valladolid fue romper Castilla, echando de la preautonomía a las castellanas provincias de Santander y Logroño, hoy Cantabria y La Rioja “dos naciones”.
“La Cosa” está compuesta, por las cinco provincias leonesas (León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia) y los cascotes de la Castilla rota, que es lo que convenía al imperialismo Vallisoletano, y cuando escribo imperialismo lo hago desde la propia afirmación vallisoletana de que aquella ciudad fue creadora de un Imperio y capital de España durante dos siglos, lo cual es falso, pues lo recogido por la historia anterior a la creación de La Cosa de Valladolid, nos dice que el Duque de Lerma trasladó la capital de España a Valladolid hasta de vendió sus propiedades a los cortesanos, lo que tardó unos cuatro años. Una vez realizada la venta, trasladó la Capital de nuevo a Madrid. El tiempo que duró la Capital de España en Valladolid fue de 6 (seis) años, final del siglo XVII y principios del XVIII .
Lo demás es una manipulación realizada por el conjunto de personajes vallisoletanos o vallisoletanizados, de una manera u otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *