Archivos mensuales: junio 2018

LA GRAN OPORTUNIDAD POLÍTICA

LA GRAN OPORTUNIDAD
Los dos partidos políticos mayoritarios están en estos momentos en horas bajas, y los dos comprometidos con la España constitucional. ¡Eso dicen en momentos electorales! Ahora pueden demostrarlo.
Esta situación de preeminencia electoral de las minorías periféricas, son consecuencia la Ley Electoral pactada en momentos de la transición política, pero esa peculiar y peligrosa situación ya no existe, por lo que procedería su actualización.
Y es ahora, cuando los dos partidos están debilitados, el momento que convendría a ambos para convencer de su pretendida españolidad, con la aprobación de una nueva Ley Electoral, acorde con los tiempos que vivimos, donde los votantes podamos, como ocurre en otros países, elegir directamente al presidente del Gobierno, o al alcalde de nuestro pueblo, con lo que se acabaría con los chanchullos que genera el voto indirecto, como lo es ahora.
Lesmes Peña Hurtado

SEGURAMENTE SERÁ LEGAL, PERO ES JUSTO

SEGURAMENTE SERÁ LEGAL, Pero… ¿ES JUSTO?
Lo legal debiera de ser siempre justo, pero no siempre es lo aceptable por el sentido común. Lo legal es obra de los hombres y lo justo es cosa de la conciencia de cada persona. Hay normas dictadas por el poder político manifiestamente injustas. Pero la sociedad no tiene instrumentos pacíficos para rechazarlas. El Poder tiene la exclusiva de la violencia, podría decirse que “una norma se cumple por la razón de la fuerza”.
Después de este preámbulo, paso al contenido: llevamos ya unos años que el Ayuntamiento de Burgos (no me incumbe lo que suceda en otros lugares) ha dejado de enviarnos justificante de los cargos que se nos hacen en nuestras cuentas bancarias. Como consecuencia de ello, a veces, no se sabe sobre lo que se está pagando, porque solo aparecen números y más números, sin texto que lo aclare. Para quien está familiarizado con ello la cosa será muy simple, ¡Seguro. Qué listos! pero a las personas mayores, que estamos en “el pelotón de los torpes” y acostumbrados a los textos, nos genera dudas para identificar el origen del impuesto. Claro que la entidad financiera te puede facilitar un duplicado del recibo, pero tampoco aparecen algunas aclaraciones. Comprendo que la cosa será para economizar, pero no es razonable que precisamente algunos de los que mantenemos todo el aparato administrativo con nuestros impuestos, seamos los que tengamos que sufrir las consecuencias del derroche, que es lo que ha generado esta situación de penuria municipal. Eso lo debieran de pagar los causantes: políticos poderosos con su habitual soberbia, que generaron lo que ahora tenemos que pagar los demás, A Escote ¡Qué bien!
Lesmes Peña Hurtado

DE TAPAS Y NEGOCIOS MUNICIPALES

DE TAPAS Y DE RESABIOS
Los políticos tienen un concepto de los negocios empresariales que no se parece en nada a la realidad. Suponen que abrir un negocio es un chollo y que el dinero llega directamente al bolsillo, solo con abrir la puerta. Puede deducirse que lo ven tan fácil como integrarse en el meollo de un partido y dedicarse a ese menester: la política. Con ello se evita la desagradable dedicación a trabajar o estudiar; los títulos universitarios llegan más fácilmente cuando se ocupa un cargo público, ejemplos sobran, incluida la licenciatura de derecho de nuestro actual alcalde.
Después de este preámbulo voy directamente a coger el toro por los cuernos. Los hosteleros consideran un abuso todas las obligaciones impuestas por el Ayuntamiento para participar en la Feria de Tapas, Y este es el indisculpable error habitual dentro de los que nunca han tenido ninguna iniciativa empresarial, ni saben lo que es pagar una nómina, crear un puesto de trabajo, aunque sea por unos días.
El resultado de esta ignorante praxis lo tenemos en varios locales municipales donde el fracaso de la persona que se ha atrevido con la iniciativa es casi seguro; un ejemplo sangrante es la cafetería de Museo o Forum (no sé cúal es la diferencia); son indiscutibles los fracasos de las personas o empresas que se han atrevido a gestionar ¿y porque ha sido?, por varias cuestiones, pero el principal el canon disparatado fijado por los “técnicos y concejales listos” del Ayuntamiento en la primera concesión. A las posteriores se le han acumulado el descrédito entre la clientela. Pero el, o los facedores de este entuerto han sido ascendidos por el Partido Popular ¡eso es hacer Patria! Lo mío es descredito infundado a unos “servidores ejemplares”
Lesmes Peña Hurtado

DEL DELIRIO A LA CRUDA REALIDAD

DEL DELIRIO POLÍTICO, A LA CRUDA REALIDAD.
Como sabemos, delirar en fase inicial es sufrir alucinaciones o pensamientos carentes de sentido, pero puede empeorar.
La frase, o grito de júbilo ¡hemos ganado las elecciones! del Partido Popular, cuando la cruda realidad era que había perdido uno de cada tres votantes anteriores, era claramente un delirio, y el principio del fin de la organización, que es lo que ha pasado; el PP, desde entonces, ha hecho méritos de sobra para que prosperase la moción de censura. Un partido fiable no puede tener como portavoz a un personaje como Rafael Hernando, con una evidente actitud para el cinismo. Pero, al parecer. es lo que gusta a los miembros de la secta.
La falta de autocrítica es el mayor enemigo de cualquier empresa u organización. Ese delirante mensaje genera, en algunas mentes, una alucinación que lleva a comportamientos que no tienen ni lógica ni sentido común y por tanto a la pérdida de credibilidad entre los votantes independientes, o sea, no sectarios; que son los que normalmente deciden las elecciones.
Y el PP ha sido un claro ejemplo de triunfalismo y de arrogancia, rayando la chulería. “Todos nos quieren copiar” es otra de las “perlas” y ahí está el merecido resultado a nivel nacional, que no se mejora en el caso local, ni en la “cosa” de Castilla y de León, donde el vallisoletano vicepresidente de “La Cosa” está empecinado en destruir los legítimos y legales sentimientos provinciales, y, si todo sigue igual lo conseguirá, naturalmente con la necesaria ayuda de “los nuestros”: políticos, empresas y creadores de opinión.
Lesmes Peña Hurtado