Archivos mensuales: junio 2017

EL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA COMUNIDAD

EL DEBATE DEL ESTADO DE LA COMUNIDAD.

He estado escuchando pacientemente a los distintos portavoces en las Cortes de Castilla y León durante este debate (día 28-6-17). Por cierto, nada nuevo. Todos ellos han cumplido con el papel asignado en la representación. Lo más notorio no ha sido el estado de la comunidad. Lamentablemente, los intervinientes han dejado claro que la mejor defensa es un buen ataque a los contrarios, incluso descendiendo a lo personal aunque lo que se diga no tenga nada que ver con el debate.

El presidente Herrera, muy flojo, sin argumentos, nervioso, y con mucha agresividad en el terreno personal contra los contrarios; al parecer no tenía otros argumentos contra las acusaciones de corrupción, que son evidentes aun cuando terminen sobreseídos o similar.

Poner en marcha el ventilador de la corrupción no exonera la gravedad de los hechos, y es una forma concluyente de reconocer que esa corrupción ha existido; que los otros hayan hecho lo mismo no reduce la gravedad de lo que se denuncia. Intentar descalificar en el terreno personal de forma directa o veladamente, a las personas que recuerdan esas graves desvergüenzas, no es apropiado. Yo no había visto nunca a Juan Vicente Herrera tan desnortado y enojado de forma tan evidente.

Para los simpatizantes del PP, Herrera habrá estado genial, y sus palabras la única verdad. Igual reflexión vale para los del PSOE: Tudanca, espléndido y mal los demás. Como si se tratase de un partido de futbol, a ver quién ha metido más goles. Y la política debiera de ser otra cosa menos simple.

Pero quería resaltar que dentro de esas intervenciones, he escuchado una expresión en boca de Luis Tudanca (portavoz del PSOE) que me ha sorprendido muy gratamente; en principio lo escuché y pensé que podría ser un error, pero lo repitió posteriormente varias veces, por lo que queda claro que no era casual. Se trata de que, al hablar de Castilla y León, lo ha hecho dejando claro que son dos regiones y dos personalidades: la de castellanos y la de leoneses, juntos a la fuerza, pero no revueltos. Muy bien Luis Tudanca, mi felicitación más efusiva y sincera. La utilización perversa de la expresión Castilla y León como una unidad cultural e histórica, es la falsa base sobre la que se asienta esta comunidad, pero es lo que gusta al PP de Valladolid, así como a los podemitas y muy especialmente a Luis Fuentes (al que Herrera tachó de viejo político, por algo será que no conozco, pero seguro que np fue una flor) que es el representante de Ciutadans (españolizado, ciudadanos), que fue el que repitió docenas de veces la expresión CastillaLeón, una, y otra, y otra, y otra (Será para obtener el voto vallisoletano)

Para mí el paso dado por el PSOE no es baladí, es importantísima esta distinción, debe de ser el primer paso hacia la regularización y legitimación de las dos regiones con su propia identidad, personalidad y sentimiento: León y Castilla, de la mano, pero cada uno a lo suyo. Finalizo con un, gracias Luis Tudanca.

Lesmes Peña Hurtado

AEROPUERTOS: LA EVIDENTE DISCRIMINACIÓN DE BURGOS

LA EVIDENTE DISCRIMINACIÓN DE BURGOS DESDE LA JUNTA DE CASTILLA Y DE LEÓN.
Los datos hablan: el aeropuerto de Burgos eliminado. No creo que sea dudoso que el fondo del asunto en económico: ayudas y subvenciones de quienes reparten nuestro dinero desde Valladolid. Burgos es el enemigo a abatir desde el centro del centralismo. A mí me resulta increíble que aun queden burgaleses que confíen en esta cosa llamada Castilla y además León.
Todo para Valladolid, es la frase que define la filosofía de La Cosa. Lo del aeropuerto es una más. Lo curioso es que también ayudan al de León; pero todo tiene explicación política. En la provincia de León hay un partido político: La Unión del Pueblo Leonés, y el sentimiento del leonesismo está presente en las elecciones, por ello desde Valladolid los cerebritos del PP tratan de contentar a su electorado para que no se les pase a esa formación política, y como en Burgos no tenemos un partido burgalesista, pues no ven peligro de perder los votos que no quieren votar izquierda y así seguiremos votando a los mismos. Es seguro que las encuestas que manejan permanentemente desde Valladolid, así se lo aconsejan.
Lesmes Peña Hurtado

DISCRIMINACIÓN POSITIVA PARA LAS PERSONAS MAYORES

DISCRIMACIÓN POSITIVA PARA LAS PERSONAS MAYORES.

Lo primero y más difícil es definir cuando una persona es considerada mayor. Así, un niño o un joven, ven mayores a sus padres, y ancianos a sus abuelos. La percepción cambia cuando se es padre y ya sólo se ven mayores a los padres, convertidos en abuelos. Y a partir de ahí la visión cambia mucho según la edad y las circunstancias.

Ocurre, que los cambios que se van produciendo en la sociedad, (hoy y siempre), nos sobrepasan cuando dejamos nuestra actividad, y entonces nos vamos quedando cada vez más atrás en cuanto a las actualizaciones tecnológicas se refiere: recuerdo el problema que era para mi padre conducir su automóvil, y lo fácil que era para mí. Las tecnologías actuales tienen para mí, las mismas dificultades que tenía para mi padre conducir un automóvil, y las que vendrán presentarán los mismos problemas para las personas que ahora están en su apogeo físico y mental. ¡Seguro!

Pero “que nadie se muestre altivo aunque en el estribo esté, que puede quedarse a pie el gaucho más advertido” (de la obra “El Gaucho Martín Fierro). ¿Y a qué viene esta cita literaria? Pues sencillamente, a que los actuales gobernantes, hoy en el estribo de todo, más pronto o más tarde, se caerán, les bajarán o los tirarán del Podio ¡sin ninguna duda! Y será entonces cuando sufrirán las mismas consecuencias que tenemos que soportar las personas hoy mayores. Por tanto les aconsejo, que lean de nuevo la frase inicial de este punto, porque cuando uno está absorto en la burbuja del poder no se detiene a reflexionar que este tiempo pasará y que sus pies son de barro.

Como base en todo lo anterior, propongo a los actuales gobernantes el estudio de algún tipo de discriminación positiva a favor de las personas más mayores, y de manera especial en cuanto a las normas que nos obligan a saber determinadas acciones basadas en las actuales tecnologías. Desde el punto de vista moral, (no desde el político, que eso es cosa de los hombres y por tanto subjetivo) creo que no se nos puede obligar a conocer unas habilidades, o conocimientos, de las generaciones actuales a las personas que no pertenecemos a ella. ¿O tenemos que quitarnos de en medio para no estorbar? El tiempo se encarga de todo incluso de los que están en el poder “de paso”. ¡No se equivoquen! Otro día escribiré cuales son esos avances tecnológicos que tenemos encima, y los que amenazan a los actuales mandamases.
Lesmes Peña Hurtado