Archivos mensuales: marzo 2017

RIP, para LA FERIA DE MAQUINARIA AGRÍCOLA DE LERMA

R.I.P. a la Feria de Maquinaria Agrícola de Lerma.
La otra maquinaria, la de la política, ya está en marcha. Valladolid ha tomado la antorcha de la maquinara agrícola del norte de España, que hasta ahora tenía la Feria de Lerma, una de las importantes durante más de medio siglo ¡casi nada!

Reconozco que soy un provinciano, y además orgulloso de serlo sin complejos, exponiendo mi cara para que me la rompan. ¡Ya veremos! Ocurre que no puedo ver las cosas que se está haciendo contra mi tierra y permanecer callado; mis protestas son abundantes sin que me avergüence de ello. Ha habido de todo, aunque haya servido para poco, o para nada, pero mí espíritu reivindicativo está satisfecho conmigo mismo, por lo que me doy las gracias a mí mismo. ¡Puro Narcisismo!

Hoy mi denuncia es respecto de la clara apuesta del partido gobernante a favor de Valladolid. Nada menos que la señora Ministra de agricultura (vallisoletana ella) acudió el miércoles día 8 de febrero a la inauguración de la feria Agrícola de su Valladolid. Haciendo de forma natural lo que es “arrimar el ascua a su sardina” dando por sentado la complacencia de su paisana la señora Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del gobierno de la nación.

Y lo hacen  porque es bueno para su tierra y sin los complejos, o sin los temores que “atormentan” a los políticos que representan a nuestra tierra, más ocupados en mantener sus mamandurrias que del presente y futuro de la provincia de Burgos; confío que sus nietos, desplazados a vivir a otros lugares, se lo “echen en cara”. Es la venganza del tiempo.
De nada sirven las 54 exitosas ediciones de la Feria de Lerma; en la quincuagésimo quinta, mis medio paisanos deberán ir preparando una muerte digna para su feria, porque será difícil que sobreviva mucho tiempo, teniendo en cuenta la contumacia de quienes mandan a orillas del Pisuerga. Como dice el refrán “el que manda, manda, aunque mande mal”: en este caso mal para Lerma y por ende mal para la Provincia de Burgos, y en beneficio de un tercero, que siempre es el mismo: Valladolid.
Lesmes Peña Hurtado

SE REPITE LA MENTIRA SOBRE IMPUESTOS

DE LA BAJADA DE IMPUESTOS.
Si no fuese tan serio el tema de la economía nacional podríamos soltar una sonada carcajada cuando oímos, de nuevo, que los partidos políticos nos van a bajar los impuestos si son elegidos para regir los destinos patrios, ¡una broma!

¿De dónde va a salir el dinero para mantener la máquina derrochadora que han ido creando ellos mismos? Sí, ellos mismos, y en su propio beneficio. ¿Nos verán los políticos como tontos, o es que lo somos realmente? Para bajar los ingresos, habría que saberse qué gastos van a suprimir, pero de eso no nos informa ninguno. Solo será posible bajar los impuestos a base de aumentar la disparatada deuda pública que ya supera el 100% de nuestro producto interior bruto. Un disparate.
Lo que sí sería creíble es que algún partido hablase de “desinflar” el monstruo de la Administración: son diecisiete parlamentos autonómicos, con un montón de parlamentarios; diecisiete Gobiernos, con sus correspondientes Ministerios, denominados eufemísticamente Consejerías. Serán, más o menos, cerca de 200 miniministros con sus correspondientes directores y subdirectores generales, oficinas, secretarias, asesores, automóviles, y más y más. Todo ello hace un total de miles y miles de personas, a lo que habría que unir, el Gobierno central, los gobiernos provinciales, ayuntamientos, cabildos, etc. Este generoso barullo burocrático en todos los ámbitos ¿para qué ha servido? La verdad para muy poco.
Guste o no todo lo anterior, este macro-tinglado político no ha sido capaz de mejorar las condiciones de vida de los españoles, más bien lo contrario; estamos sufriendo un constante aumento de la presión burocrático-política, contraria a la libertad; yo me veo como un paisano abrumado y hastiado de tantas obligaciones y recortados mis anteriores derechos frente a la “máquinaria” política.
Una contundente dieta de adelgazamiento sí se podría tomar en serio, lo demás es pura farfolla electoralista de los unos, de los otros, de los otros y además también de los otros.
Lesmes Peña Hurtado

BURGOS CABEZA DE CASTILLA. Donde se habla el mejor castellano

CENTRO de PRONUNCIACIÓN del CASTELLANO.
La Real Academia Española de la Lengua establece que la fonética es lo perteneciente o relativo a los sonidos del habla y complementa que, trata de establecer una relación biunívoca entre los sonidos del habla y su representación escrita. A pesar de ello, es bastante común escuchar la pronunciación hablada que no se corresponde con su representación escrita.
Ejemplo: la pronunciación de la elle es claramente discordante entre lo escrito y lo hablado, el sonido degenerado de esta letra es la pronunciación como “y griega”, en radio y en televisión. Como consecuencia de esa unificación del sonido de las dos letras, no es raro ver en los medios de comunicación escritos, faltas de ortografía relacionadas con estas dos letras, y de estos errores, no se salva ningún medio, incluidos los más castellanos, con lo que queda claro que no se salva ninguno, y esto no es difícil de comprobar.
Es comprensible esta degeneración, dada la facilidad de pronunciar la Y dejando caer la lengua, y que para pronunciar la Ll hay de levantarla al paladar, son movimientos inconscientes, pero reales. El siguiente paso, para mayor comodidad, los dos sonidos quedarán convertidos en uno solo: en la S, como es común en algunos países hispano hablantes. Estimo que La Cabeza de Castilla debería ser lugar de referencia del idioma castellano ¡Algo habrá que hacer señores políticos! Aquí hay una buena medalla.
Quienes deciden las partidas presupuestarias para la publicidad en Radio y Televisión, deberían revisar ese respeto a la fonética castellana o española. Ejemplos: Castilla, no es Castiya, ni los castellanos somos casteyanos, ni Valladolid es Vayadolid, pronunciado por los mismos vallisoletanos. Si esto no se remedia desde Castilla, y más aún desde los representantes de la Cabeza de Castilla, estos deberían dejar la política y dedicarse a trabajos manuales, no a puestos donde haya que utilizar el cerebro .Tampoco es raro escuchar “vente” o “trenta”, por veinte o treinta, que sería la pronunciación correcta. En general lo escrito se hace bien, pero no así lo hablado.
Si el idioma oficial de España es el castellano o español, es razonable que el gobierno de la nación, se ocupe del respeto que se merece el idioma común de todos los españoles, lo cual es bien fácil, sencillamente que desde los medios audiovisuales (radio, TV y cine, incluido el doblaje) se haga lo posible por una pronunciación correcta del idioma común; los demás idiomas que se hablan en España, circunscritos a territorios concretos ya tienen sus medios de comunicación escritos y hablados. Una curiosidad: cuando se comunican los responsables políticos de Cataluña, País Vasco o Galicia ¿lo harán con intérpretes de los tres idiomas, o se entenderán con el idioma común de los 500 millones de hispanohablantes?
Lesmes Peña Hurtado

DE LA MALA PRONUNCIACIÓN DEL CASTELLANO

 

PRONUNCIAR BIEN EL CASTELLANO.
Desde la creación del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua hemos sabido muy poco de sus acciones en beneficio de la lengua que se supone representa: la castellana o española, pues podría interpretarse que este organismo representa a cualquier lengua, dada la ambigüedad de su título, impuesto por el señor León de la Riva, en aquel momento alcalde de Valladolid. No fue tan indefinido cuando posteriormente creó la vallisoletana entidad paralela a la domiciliada en Burgos. “El que manda, manda, y callar es bueno” y si no que se lo pregunten a los políticos colocados en el  Centro del Centralismo, del  Universo Universal, NACYL-
Aclaro lo anterior para recordar que las autoridades de Burgos, como siempre desde hacen 35 años, se sometieron a las exigencias de los políticos del Centro del Centralismo, que solo es capital de la provincia de Valladolid, ¡nada más! Por mucho que se empeñen.
Este escrito tiene por objeto la presentación de una propuesta consistente en la creación de una entidad lingüística, no centrada en la lengua escrita, sino en la pronunciación, que está deteriorándose en exceso, y que aun en Burgos es generalizada la pronunciación castellana. Podría ser en forma de Fundación, Instituto, o simplemente Centro, como titulo al principio. Esto es lo de menos. Lo transcendente debería de ser que Burgos como Cabeza de Castilla, sea considerada la zona donde los extranjeros, o españoles de otras latitudes, puedan aprender la auténtica pronunciación castellana.
Aunque dudo que este escrito sea tomado en consideración en Burgos, quizás lo sea en otras áreas hispanas, por aquello de que “no hay peor cuña que la de la misma madera” quizás en Valladolid tengan más sensibilidad sobre este tema. Creo que el lugar ideal es Burgos y además este centro también podría ubicarse en la antigua estación del Tren
Lesmes Peña Hurtado