Archivos mensuales: abril 2016

EL SENTIDO DEL VOTO

REFLEXIONES SOBRE LA SIGNIFICACIÓN DEL VOTO.
Desde los medios de comunicación nos “bombardean” permanentemente sobre todas las cuestiones políticas, pero en ningún caso he visto, oído o leído nada, respecto de la significación de la actitud frente a unos comicios y creo que procedería una reflexión al respecto.
Lo primero sería analizar: ¿votar o no votar? Sobre este tema se ha acuñado la falsa creencia de que el que no vota es un ciudadano sin criterio, o que no va a votar por vagancia o desidia; y que posteriormente no tiene derecho a reclamar nada, ni siquiera tiene el “derecho al pataleo”. ¿Pero, se habrán dado cuenta los que votaron al PP en Valencia, o al PSOE en Andalucía?, (por citar alguno) que votaron a unos “chorizos” y que son, en parte, corresponsables de los abusos que se han cometido amparados en esa representación; por tanto, ellos son los que no pueden quejarse porque los dieron su representación. y en uso de ella, han mangado en Valencia y Andalucía, lo que han querido o podido.
Considero la opción de no participar como una más de las que se presenta en una cita electoral: en primer lugar, si estamos en un régimen de libertades ¿por qué en esto tenemos que hacer lo que quieren los beneficiados, y no nosotros, de manera individual? Alguna persona me ha contestado ¿y si no vota nadie?: eso es absolutamente imposible sin lugar a ninguna duda; siempre irán los que participan “del pastel”, o los que pretenden participar, los demás somos los actores secundarios, los que en El Tenorio se llamaban “los malditos”, por aquella frase de: “cual gritan esos malditos”; son voces necesarias pero sin ningún poder.
En segundo lugar debiera de explicarse bien lo qué significa votar a un partido o a una persona, porque al parecer, no existe una conciencia clara de lo que supone ese acto: es nada menos, que dar nuestra representación para que después decidan en nuestro nombre. Y si yo no me fío de ningún partido o de las personas que lo dirigen ¿Cómo le voy a dar un poder para que actúe en mi nombre? Un voto es una autorización para que después, cuando ostenten el Poder, hagan lo que quieran.
Como otros muchos, yo también di mí representación a algún partido. ¡Y me arrepentí! Y supongo que no seré el único.
En los próximos comicios que se avecinan ¿aparecerá alguna opción a la que podamos dar “el beneficio de la duda” en positivo? Ya veremos.
Lesmes Peña Hurtado

ESPERANZA

ESPERANZA EN EL FUTURO

Cuando vemos el comportamiento habitual a nuestro alrededor, egoísta, individualista e insolidario, resulta muy gratificante comprobar que todavía existen comportamientos generosos y desinteresados.

Hecha esta pequeña reflexión, paso a explicar el porqué de la misma: el pasado martes día 12, asistí a la asamblea de la “Asociación de vecinos Nuestro Barrio”. Tuve la grata sensación de asistir a alguna de las múltiples asociaciones de hace 40, 50 o 60 años, en las que la generosidad era la moneda común ¡Era otro mundo!
Lamentablemente, hoy no es lo normal que una asociación de vecinos no sea “correa de transmisión” de algún partido político, (forma de corrupción institucional) y ésta que cito no está condicionada por ninguna organización, ya que no recibe ninguna subvención, ni pública ni privada: solo se debe a sus asociados.

Por lo que se hizo público, en años pasados recibió alguna ayuda de las desaparecidas Cajas de Burgos, y como las que las han sustituido ya no son “de aquí”, se puede suponer que eso de ayudar a “los de casa” lo será con los de su Pueblo de origen, y nosotros seguimos siendo “de aquí,” “pero no de allá”.
“Vuelvo la mula al trigo”: en esta Asociación pagamos la cuota de diez € año. Con esta “barbaridad de poco” (frase que acuñó un querido amigo mío), funciona esta modélica Sociedad que se preocupa de las cosas de Burgos y de los burgaleses. Pero resulta que además, milagrosamente, les ha sobrado el año pasado, nada menos que más de 5.000€ (perdón por la indiscreción). ¿De dónde procede este misterioso resultado?: como ya explico anteriormente No procede de las ayudas públicas que generosamente se reparten desde el ámbito público político entre todo tipo de organizaciones. En definitiva, se trata sencillamente de que las personas que han aceptado la responsabilidad de dirigirla no cobran, ni nóminas ni “las nominillas” como las que son de uso común entre las personas que, en representación de los partidos políticos, ocupan cargos, carguillos y carguetes en los tentáculos de los partidos en forma de: comisiones, juntas, juntillas, o consejillos, etc.
Ese sobrante es, ni más ni menos, que la suma de los salarios que correspondería haber percibido a las personas que han trabajado en la gestión de la Asociación, y que no han cobrado.

En mi nombre y en el de otras personas que piensen como yo: GRACIAS a los miembros de la Junta Directiva

Lesmes Peña Hurtado

AHORA PODRÍA SER POSIBLE

AHORA PODRÍA SER POSIBLE
Después de la rocambolesca escenificación política de más de tres meses, se puede empezar a pensar que los dos partidos mayoritarios han pasado de las “tonterías” de los advenedizos, a utilizar el sentido común y reconocer que ninguno de los partidos en liza ha ganado las elecciones. Los dos más votados han sido castigados contundentemente por sus anteriores votantes ¡y no habrá sido solo fruto de la casualidad! Tres millones y medio, o millón y medio, es mucha gente para que todos estén equivocados.

Al parecer el señor Rajoy va a hablar AHORA con el señor Sánchez de igual a igual, o dicho de otra manera, de candidato a candidato, no de presidente a candidato, que es lo que hizo el candidato Rajoy cuando citó a La Moncloa al candidato Sánchez. Fue un gran error de soberbia por parte del grupo popular: el papel de consultar con los candidatos es del Rey, no del presidente EN FUNCIONES: fue una manera de no reconocer que ocupaba La Moncloa, pero de forma interina, por falta de titular.
Después del resultado electoral del 20 D, no es de gente inteligente afirmar: “hemos ganado las elecciones” -los de una mano-, o los de la otra “las urnas han dicho”; ni los primeros han ganado las elecciones, ni las urnas han dicho nada. Puestos a interpretar lo dicho por las urnas, sería: “iros todos a hacer puñetas” y completado con un insulto respecto del amplio y negativo comportamiento del personal político.

Lesmes Peña Hurtado