Archivos mensuales: marzo 2015

LA ESTACION DEL FERROCARRIL DE BURGOS: INCOMPRENSIBLE

 

 

Estación del ferrocarril. INCOMUNICACIÓN CON LA CIUDAD Y PROVINCIA.

 

Me comentaba hace unos días una persona que había viajado a Burgos en tren que no comprendía nada respecto a lo que se aprecia cuando uno sale de la estación del ferrocarril:

a/ Incomprensible situación de la estación: me dice  “perdida en medio del campo”,  y “dentro de unos meses al borde mismo del mar cerealista que ya verdeguea a su alrededor” ¿será esto Burgos? se preguntaba al salir de la estación ¿pero no había otro terreno más cercano a la ciudad? Contesto: en Burgos la racionalidad y en sentido común están raptadas por la desmedida codicia de  unos pocos y la necesaria colaboración de los políticos -últimos responsables de todos los múltiples desaguisados que podrás ver en Burgos-. La ubicación de la estación resultaría ser el lugar más conveniente para los intereses de los especuladores propietarios de los terrenos de los alrededores, ahora sembrados de cereal ¿Intentarán cobrar también de la PAC?. “Menuda revalorización”, me contesta.

Y sigo: en Burgos se han acabado “los recios castellanos”, ahora somos medio pensionistas entre el antiguo Reino de León y los cascotes de lo que en tiempos, parece que remotos, debió de ser la Cabeza de Castilla, o vaya usted a saber lo decidido por “La Histórica” Villalar “Santo y Seña” de Pucelandia. También en esto de la estación los jefes de La Cosa autonómica habrán metido la mano. ¡Seguro!

Esta situación es la provocada por la desmedida e inmunda ambición del caciquismo que domina Burgos, situado por encima de los gobernantes “acojonados”, o quizás, aterrados, ante la posibilidad de que se haga público algo inconfesable, o quizás ante la posibilidad de ser maltratados desde los medios de comunicación, que les haría perder el Poder y el consiguiente “modus vivendi”. ¡Y… con eso no se juega!

b/ Servicio Municipal de Autobuses. Me comenta: “no conozco en el mundo civilizado algo tan mal planeado; he estado bastante tiempo esperando la llegada del autobús para que me trajera a Burgos y digo traslado a Burgos, porque mi impresión es que estaba en algún arrabal desde el que se veían casas a lo lejos. Después me han sometido a un circuito por toda la ciudad, que acabó en la Plaza de España tras 45 (cuarenta y cinco) minutos de recorrido. ¿Y ahora donde está la estación de autobuses?”. Yo no tuve contestación a tan disparatada situación ¿Y usted amigo lector?

A modo de triste ironía, me permito sugerir, humildemente, al, o los jefes de esta ciudad, el diseño de algo con lo que puedan ganar dinero -que es lo que manda esta ciudad- y que conecte directamente las dos estaciones: la del tren y la de autobuses, para que los burgaleses no nos tengamos que avergonzar con situaciones como la que yo he vivido y que describo.

Lesmes Peña Hurtado, del Partido Ciudadanos de Burgos. (No confundir con el Partit)

 

CAMBALACHE (texto del tango con este título)

A pesar de los años que tiene este texto, siguen tan de actualidad en el siglo XX, como en el XXI.

Que el mundo fue y será
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también.
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro
que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.

¡Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón!
Cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón…
Mezclao con Stravisky
va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia
junto a un calefón.

Siglo veinte, cambalache
problemático y febril…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil.
¡Dale, nomás…!
¡Dale, que va…!
¡Que allá en el Horno
nos vamo’a encontrar…!
No pienses más; sentate a un lao,
que ha nadie importa si naciste honrao…
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley…


DEMASIADA CARA DURA DE LOES POLÍTICOS

DEMASIADA  CARA  DURA: PURO DIAMANTE ¿INSOLENTES,  O  SIMPLEMENTE  MARIONETAS  DEL VERDADERO  PODER?        MARCELINO CAMACHO DIRÍA  “EL GRAN CAPITAL”

¿Cómo es posible que haya personas supuestamente cuerdas y decentes, que hagan declaraciones públicas sin el mínimo pudor acusando a sus contrarios políticos de lo que ellos son igualmente responsables? Sólo les falta llamar chorizos a sus contrarios cuando es público y notorio que el partido u ORGANACIÓN del declarante ha robado de las arcas públicas sin ningún miramiento ni piedad para los contribuyentes.

¿Responsables?……TODOS. Y especialmente quienes ha hecho posible la consolidación de este indecente tinglado, bien sea directa o indirectamente. Cada cual que haga análisis de su comportamiento con auténtica autocrítica. ¿Votas a los buenos, claro? Y ¿no se te ha ocurrido pensar que con tu voto estás legitimando la corrupción, también de los buenos? En este tejemaneje, los únicos cándidos, “los votantes de los buenos” QUE SON TODOS LOS QUE VOTAN.

Cuando se forma parte de una organización ensuciada por la corrupción sin arremeter contra los corruptos, se está tolerando o disculpando un comportamiento indecente que mancha a todos los componentes de la organización. Así veo yo a los que dicen ser honrados pero no reniegan de sus privilegios participativos de todo el conglomerado. Si alguna persona integrante pretende aparecer como honrado, debe de ser públicamente una parte de la maquinaria que elimine de raíz todo conato de duda. “Encogerse de hombros y esperar a que pase el chaparrón” es una actitud condescendiente con el presunto, a la vista de indicios, que en casos, no son indicios sino evidencias.

Creo que procede que mientras se aclara o investiga a algún político basándose en alguna sospecha, de momento, procedería la suspensión de militancia hasta que un juez decida su no imputación, y si no lo es: las disculpas, como cuando ellos se equivocan: pido Perdón con cara compungida y solucionado.

No se puede considerar igual a quien tiene la capacidad de decidir y por tanto la tentación al lado, que al que se dedica a trabajar sin ese poder. No vale la misma vara de medir

Hoy, para muchas personas, entre las que me encuentro, “un político en ejercicio es un corrupto en potencia” dado el ambiente en que se mueve. Es el precio que debieran de pagar las personas que ostentan El Poder. Cómo la mujer del Cesar, no sólo serlo, sino además parecerlo y en el momento que aparecen las dudas, ya no cumple con el principio de parecerlo, por lo que hay que mandarle “a sus cuarteles de invierno”.

Nótese que no cito a ningún partido ni organización porque en todos los casos se repite el mismo comportamiento. El diccionario de la lengua española debe de hacer alguna reconsideración para definir estos comportamientos, porque llamarles sinvergüenzas o ladrones, es ofender a los sinvergüenzas y ladrones tradicionales.

Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos DE BURGOS. No confundir con el Partit d´els Ciutadans

DUELO DE PODERES

DUELO DE PODERES.

Suele suceder que las apariencias parecen indicar una cosa, cuando el fondo de asunto resulta ser otro.

Érase una vez un gran jefe, en la esteparia Manchiria y Periferia, que fue adquiriendo mucho poder estando a favor de los mandos políticos, como siempre ha sido. Se trataba de un estupendo colaborador que desde sus poderosos tentáculos ayudaba a “La Causa” de los mandos manchirinos y periféricos.

El objetivo de los “señores del mando” de Manchiria y Periferia,  era “sólo” instaurar su régimen discretamente totalitario que garantizase el poder al centro burocrático en la esteparia Manchiria y Periferia.

El colaborador, como lo haría “El Dragón de las siete cabezas”, nunca quedó satisfecho con “la comida”.  Ello forzó situaciones límite, reflejadas en actuaciones visibles  que excedieron al sentido común y a la decencia.

El paso del tiempo es vengativo, pues va dejando en las cunetas a quienes “se pasan de la raya”.

El poderoso jefe decidió institucionalizarse dentro del aparato de mando, evitando así los devenires e inseguridades de la política electoral.

Es en un momento que se produce una normal renovación de un importante cargo administrativo, realizado desde la legalidad y por quien tenía la capacidad de hacerlo, cuando se despliega una campaña de descredito del nominado, curiosamente, no contra el nominador.

Incomprensiblemente, las personas incapaces de ver a un palmo de sus narices, se pusieron del lado de gran jefe por la única razón de “joder al que manda” y colaborar en el “quítate tú que me pongo yo”-.

Después de estas anormalidades la pregunta fue: ¿Quién quería asegurar ese puesto a su favor? En principio resultó evidente que NO era el candidato del gran jefe. Entonces ¿Quién  y desde que escala del mando se decidió aquel nombramiento sin pasar por las “Horcas caudinas”  habituales?  No parece ofrecer mucha duda de que el autor intelectual no fue el mando en plaza, aunque fuese el ejecutor. O ¿estaban todos tontos?

La revolución francesa o el motín de Esquilache se iniciaron por cuestiones menores. En el mando nacional de la Republica que incluía a Manchiriaperiférica, parece que llegaron a la conclusión de que había que frenar los excesos, pues podían comenzar a representar un riesgo electoral, por la opinión generalizada del Pueblo a la vista de los enjuagues. El resultado final fue positivo para la ciudadanía en general.

El cuentista: Lesmes Peña Hurtado, quiere aclarar que, como se manifiesta en algunos escritos, películas o similares “Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”.