Archivos mensuales: enero 2015

LA TRASTIENDA DEL CONSENSO

El consenso ha demostrado que sirve para consolidar el régimen y sus privilegios gremiales sin tener nada que ver con las mejoras para le Pueblo. El consenso resulta ser, de hecho, unos cambalaches donde se acuerda de todo, cosas que se hacen públicas y otras de las que nada se sabe y que, COMO TODO LO QUE SE OCULTA… MALO, MALO. Una buena parte de los acuerdos por consenso beneficia a los componentes del gremio político, sin distinguir ideologías, con lo que se acredita que lo importante para todos sus componentes es consolidar este tinglado.

¿Cuándo, cómo y dónde se han acordado las abusivas retribuciones, gabelas, privilegios y demás indecentes chanchullos, que afecta a sus señorías, hasta que dejan de respirar? La despenalización de la mangancia legal del individuo Monago, presidente de la Cosa autonómica de Extremadura, denota la cantidad (con perdón) de mierda que esconden los lupanares llamados “Las Cortes, El Senado, El Parlamento”, donde para ser miembro, parece obligatorio, ser indigno y aceptar como normal que un individuo con la identificación de Senador, pueda realizar viajes para visitar a su novia con gastos pagados con dinero público. TODOS CULPABLES. No recuerdo ninguna protesta. Es un tema que ha desaparecido de los Medios. Mejor que se olvide este indecente asunto y pronto. ¡Pues será todo lo legal que hayan decidido, por consenso, pero esto es una acción hecha por personas escupibles!

El robo legal, por consenso, parece ser moneda de cambio entre los trúhanes, que deciden, por consenso, sus retribuciones. Al respecto recuerdo el chiste que presentaban a una persona que tenía ilusión por ser árbitro de futbol. Ésta persona se presentó con total naturalidad en el colegio de árbitros para solicitar su ingreso en el citado colegio. Según el fabulado desarrollo de su presencia en la oficina de aquella organización, se desarrolló de la siguiente forma: Inocente candidato a árbitro consulta sobre los requisitos para acceder a esa anhelada actividad. La persona que le atiende, dice en voz alta “¡Que alguien traiga a éste hijo de puta una solicitud de entrada!”. El ilusionado candidato al tal cargo se muestra indignado ante tal calificativo insultante. De inmediato, el empleado de la casa se dirige al candidato y le espeta: Usted no está preparado para ser árbitro. No se moleste en rellenar la petición. (Se pretende con éste chiste hacer ver que para todo hay que estar preparado y es por eso que las personas decentes huyan de los partidos políticos como de la peste, lo cual es totalmente comprensible).

Integrarse en una organización que acepta, por consenso que un individuo Senador, miembro de una de lo que los profesionales de la política dicen ser la representación del Pueblo, pueda ir a ver a su novia en “acto de servicio”, es jugar a sinvergüenza. ¡Y malo es que uno lo parezca! o admita parecerlo.

La que se me ocurre, no es otra que: si esto se tapa es porque si el sinvergüenza Monago “tira de la manta” quedan “con el culo al aire” otros muchos desmanes que se nos ocultan. ¿Podría ser posible que alguna vez lleguemos a conocer los manejos del gremio político? Será difícil porque de estos abusos son responsables todos los grupos políticos que, por consenso, lo toleran mansamente. No recuerdo ninguna denuncia de algún abuso por parte del PP-PSOE-IU-CIU-PNV-UPyD-UPN-Ciudadanos de Cataluña, y seguro que alguno más que se me olvida. TODOS participan en el reparto del “brazo de gitano”. TODOS PARTICIPES Y CORRESPONSABLES POR CONSENSO del abuso del tal Monago.

Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos de Burgos. CiBu.

¿Quienes son ahora los CONSERVADORES INMOVILISTAS?

¿Quiénes son hoy los CONSERV ADORES INMOVILISTAS?

 

La memoria tiene cosas buenas, también otras menos gratas, pero, en ocasiones, da pié para utilizar la ironía. Un ejemplo de ello es cuando recuerdas algunas cosas de hace unos años y después las reclacionas con el presente.

A este pensamiento me han llevado el recuerdo de algunas expresiones de los autodenominados progresistas, cuando al referirse a sus contarios políticos los denominaban Conservadores e Inmovilistas, con claro matiz despectivo e insultante.

Los progres de anteriores épocas –repartidores en exclusiva de certificados de demócratas- manifestaban de esa forma su desacuerdo con las actitudes de conservar lo que tenían “los de derechas”.

Ahora, con un claro vendaval de inconformismo, anti sistema y anti régimen, las cosas parece que han cambiado entre los que hace años defendían “el progreso”, porque a día de hoy, esos mismos defienden lo que ya tienen y que en otros tiempos no tenían. Se han convertido en Conservadorones e Inmovilistones.

Recuerdo comentarios de hace bastantes años, que para ridiculizar el socialismo o comunismo, se comentaba un chiste que decía que en una reunión de partidarios del comunismo, se decidía que: “todo es de todos; las fincas, a repartir; las viviendas, a repartir; los coches, a repartir, y las bicicletas, a repartir. En este punto uno de los jefes de la reunión detiene las intervenciones para decir: las bicicletas no, que yo tengo una”. Se conoce que para algunos de los progres que hoy disfrutan de un cómodo estatus, ha llegado ya el reparto de las bicicletas y dicen que no, que las cosas como están, están bien. ¿seguimos insultando a “los de derechas” como Conservadores Inmovilistas, o “casi es mejor dejarlo”?.

No sé si ellos mismos se habrán dado cuenta de su actitud actual –todos encontramos disculpa a nuestros actos-, pero la realidad, que se manifiesta en los diversos medios de comunicación, nos aleja de la idea de que aquellos rompedores y rebeldes progresistas – con su barba agresiva y el amenazante puño cerrado- estén ahora por correr el riesgo de perder nada de lo conseguido. “La democracia que nos hemos dado”. ¡Quietos todos!. Sonoras risotadas desde el pollerete, o, gallinero del teatro.

La presencia del nuevo partido político Podemos, al que ven como el más perverso enemigo de la sociedad que ellos defienden y donde muchos se han instalado de co.., ha llevado a escribir a alguien que no quiere perder lo que tiene –además de privilegios, prebendas y demás- que si Podemos llegase a gobernar, en seis meses estaríamos con la cartilla del racionamiento. ¡Hombre tú no!. ¡No será para tanto!. Mucho canguelo es lo que se ve.

Todo ello nos puede llevar a muchos a aplicar el principio de aquel señor gallego, que en su lecho de muerte, en el caserío d´arriba, dijo a sus hijos “si me morro en el casería d´abaixo, quiero que me enterréis en el caserío d´arriba”. Los hijos, todos apesadumbrados, comentan a su padre: no se preocupe padre, que ya estamos en el caserío de arriba. El padre, ya en las últimas: pues si estamos en el caserío de arriba, quiero que me enterréis en el caserío de abajo. Los hijos no entendían nada y entonces preguntan al moribundo ¿y eso porqué padre?, a lo que ya casi sin vida, contesta el anciano, “xoder por xoder” (pido perdón, porque seguramente no estará bien escrito, pero espero que lo entienda todo el mundo).

Bueno, pues ese xoder por xoder, es lo que puede ocurrir en las siguientes elecciones. Se trataría de xoder a los responsables de este desaguisado de política que venimos disfrutando desde la llegada de lo que los políticos profesionales han dado en llamar democracia, o gobierno popular o del pueblo. ¡Ja,Ja, Ja! Dejémoslo en gobierno de los partidos políticos. Más bien la “dictadura democrática”, como la de Adolf Hitler.

Al final ¿pactaremos con Podemos?, o ¿nos iremos a hacer puñetas, renunciando a las canonjías conseguidas a base de decir a todos SI, SI?

¡Pena da la realidad!.

¿Dónde están ahora los DERROCHADORES de nuestro dinero?

Llevamos bastante tiempo oyendo o leyendo los disparatados proyectos que se fueron llevando a cabo, en toda España, durante el periodo de nuestra historia en el que algunos políticos, auténticos sinvergüenzas, consideraron lícito y decente, endeudar a las tres o cuatro generaciones posteriores. ¡Igual de legal, que indecente!.

Esto se hizo sin ningún miramiento ni cargo de conciencia, pensando únicamente en su propio interés electoral o, más indignamente aún, en su futuro personal.

Nótese que sólo califico a estos tipejos de realizaciones ilícitas e indecentes. No cito la legalidad vigente porque la legalidad la deciden ellos mismos: profesionales de la política. En la mayoría de los casos, buscando su propio interés. Pero la licitud y decencia de los actos humanos corresponde a la moral individual, que desgraciadamente, parece estar en proceso de desaparición.

Con el “dinero de nadie”, -como dijo el presidente de La Cosa de Valladolid- se aprobó la construcción de la Ciudad del Medio Ambiente en Soria. He leído que se llevan gastados como 50 millones de Euros. Total nada ¡no hay que exagerar!. Más o menos 8.300.000.000 en pesetas. Sí está bien hecha la cuenta: ocho mil trescientos millones de pesetas. Para estos derrochones de nuestro dinero: ¡Calderilla!

En Burgos tenemos un caso insólito: el Ayuntamiento decide tirar un puente, en perfectas condiciones, -no ha habido ningún técnico que dudase de su perfecto estado- con su costo correspondiente. Para después construir uno nuevo para el mismo uso, con costo no popularizado. Hoy es un puente con muy pocos usuarios, curiosamente, muchos menos que cuando se utilizaba el viejo. ¡Normal! Una obra claramente necesaria, “demandada” por el clamor popular. Menos mal que se hizo el puente, porque de no haberlo hecho tendríamos que atravesar el rio, en barca, o a nado.

¿Y donde están las personas responsables de estos disparates, que para los ciudadanos apartidistas es “Malversación de caudales públicos”?. Esto es desde la ignorante opinión de las gentes no politizadas. ¡Ni caso!

Primero. El presidente de La Cosa Autonómica de Valladolid, está donde estaba el día que se decidió ese pretencioso proyecto que, en principio, los tribunales de justicia no han considerado legal. No hay ninguna responsabilidad: lo hemos hecho porque debemos demostrar que somos “el ombligo” de España y del Mundo planetario. Los que mandamos en La Cosa de Castilla y de León y Valladolid ¡Somos la hos!. Esto de Soria “era un clamor popular”. ¡Humildad ante todo! ¿Y ahora? pues nada. ¡Si hay dinero de sobra, sólo hay que recortar un poquito más en sanidad, que queda recorrido. Se quitan médicos, se hace pagar la farmacia, se suprimen las guardias, se cierran ambulatorios y etc, y etc, y etc!.

Segundo. En cuanto al ex-alcalde de Burgos, el del puente “de Aparicio”. El Partido Popular le ha castigado severamente: Le ha condenado a dejar el cómodo sillón del Senado y asentarse en otro del Consejo de Administración de una empresa pública, donde tendrá que cobrar más que en el Senado ¡ Seguramente habrá sido forzado para que aceptase!. Si, si, increíble, pero cierto. ¡Siempre sacrificándose por los demás, que sufrimiento!.

DON FELIPE: UN RAYO DE ESPERANZA

DON FELIPE: UN RAYO DE ESPERANZA

La curiosidad y la necesidad de creer en algo es consustancial con nuestro propio ser. Por ello he escuchado y después leído, el texto del discurso de S.M. De todo ello me he quedado con la primera parte, que es, para mí, la más reveladora y esperanzadora.

El tema del paro, está suficientemente manoseado desde muchos ángulos, al igual que el asunto del separatismo. Lo más grato es oír expresiones concretas del pensamiento de nuestro Rey, exentas de palabras huecas.

Tuve el honor de ser presentado al hoy Rey, en una visita que realizó en su día al Comité Olímpico Español, hace más de veinte años, siendo presidente don Carlos Ferrer Salat y yo mismo un vicepresidente. La impresión de Su personalidad fue generalizada por los entonces presentes, que vimos en Él alguien serio, que transmitía confianza y responsabilidad, ya a una edad temprana, como así ha quedado acreditado después.

Llamar a las cosas por su nombre es una virtud que admiro, y más aun en esta sociedad llena de falsedades, emitidas por personas tan falsas cómo aquel billete de seis euros, que el falsificador regaló a un retrasado para que fuese a cambiarlo a la caja de un banco, a ver si pasaba, y que el cajero, al verlo, preguntó al portador del mismo, si quería el cambio en dos billetes de tres euros, o cuatro de uno con cincuenta.

Bueno, pues algo tan evidente es lo que algunos vemos en las palabras del personal del gremio político: estas personas tienen la misma credibilidad que aquel billete de seis euros. Por ello es un rayo de esperanza que nuestro Monarca se exprese de forma clara y contundente. Desde esa posición se verán las cosas claras y la posible solución, si es que la tiene.

Ese comportamiento no se corresponde con el tradicional fariseísmo y oportunismo de cortesanos y palaciegos. ¡Los he conocido!.

Posiblemente yo sea una persona excesivamente crítica con los vividores que manejan nuestro presente y nuestro futuro, lo reconozco. He vivido su presencia, que me repelía y por tanto abandoné aquel barco desde el que escuché los “cantos de sirena” de los mandos. ¡A buen entendedor…pocas palabras!.

Me preocupa poco que mis opiniones sean del agrado del Poder, o no. Por ello puedo expresarme ahora con total libertad, sin sombra de dudas respecto de mi sinceridad. Don Juan Carlos podría acreditar mi independencia, por un antiguo comportamiento de mi persona alejado del habitual, aunque no me sienta orgulloso de ello. Pero cada uno es como su madre le parió y a mí me trajo raro.

Lesmes Peña Hurtado. Un español y Castellano de la Cabeza de Castilla.
Sigue…….

…………………………………………………………………………………………………………………..
Ampliación del comentario anterior.

Del texto del mensaje de Felipe VI, entresaco una frase que me ha sorprendido muy gratamente, y que por lo escuchado o leído, no ha merecido la atención del periodismo conocido, entretenidos en asuntos más “vendibles”. La frase es así de simple: que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse.
Del diccionario de RAE. Aprovecharse: Sacar provecho de algo o de alguien, generalmente con astucia o abuso.”Se aprovecha de su posición”.

Dicho de manera más concreta: el aprovechado es un corrupto en fase larvaria, que, si tiene posibilidad, pasará de larva a adulto. Es la fase siguiente y normal a la vista de que “no pasa nada”, y si pasa, ya se encargará el partido de tapar sus vergüenzas, que son las del colectivo.

Desde mí, quizás, peculiar punto de vista, me parece que la frase de Don Felipe es “dar en el calvo”, ver el problema de la corrupción desde su origen, sus raíces, o sus inicios, que es cuando hay que cortar. Los cachorros aprenden pronto de sus mayores.

Cuando se producen las mini-corrupciones en forma de aprovechamiento personal, que es en TODO, debiera de ser el momento en que la larva (gusano) de político, viese las consecuencias del bisturí aplicado a sus desvergonzados maestros. Lamentablemente, lo que aprenden pronto es: comisiones, impunidad y “el apaño” por todas partes, además del comportamiento chulesco, y vengativo, si llega el caso.

Los hechos son los que acreditan la condición de aprovechados, o no. Y por suerte para todos, hoy, a bastantes personas nos caen muy mal la multitud de listillos aprovechados, que no tienen ningún pudor en “lucir” su “Poder” a modo de trofeo: y el que no esté de acuerdo que vaya al Juzgado.

Ya he dejado escrito que, “sólo se puede acreditar que una persona es honrada si ha tenido la posibilidad de dejar de serlo”. Y después del tema de las tarjetas negras (blak), únicamente el 5% teórico de la ciudadanía, ofrecería resistencia a aceptar dinero sucio.

Son comportamientos de la dictadura cuadrienal. Por ello es por lo que aplaudo la alusión de nuestro Rey a los aprovechados de los cargos políticos. Porque es en sus inicios cuando debiera de producirse “la limpia”. De no cortar, pronto degenerará en lo que hoy es “el pan nuestro de cada día”: corrupción, corrupción y después, más corrupción.

Aunque no sé si soy monárquico o lo contrario: ¡ VIVA EL REY !