Archivos mensuales: octubre 2014

Solo puede acreditarse que una persona es honrada, si ha tenido la posibilidad de dejar de serlo

 

Solo puede acreditarse que una persona es honrada si ha tenido la posibilidad de dejar de serlo

 

Cada día nos resulta menos escandaloso el conocimiento de casos de corrupción. Aunque hay que aclarar que no se puede afirmar que todos los políticos sean corruptos y participen. Será la excepción que confirma la regla.

 

El concepto “corrupción” no se interpreta de la misma manera entre la clase política, o dirigente, y el resto de los mortales. Para los enganchados, aunque sea en un chiringuito, la acepción es laxa, relajada y si se medio legaliza ya no hay duda: todo correcto.

 

Pero la ciudadanía en general no enganchada a ninguna teta”, directa o indirectamente, la corrupción es algo muy grave. Esta parte de la sociedad entiende correctamente que se trata de sinvergüenzas. El que una mangancia esté más o menos disfrazada de legalidad, no relaja la consideración hacia esas personas que se apropian de manera desvergonzada de algo que no es suyo, no tiene disculpa para los ciudadanos civiles.  Seguramente serán legales los colocados “a dedo” pero son de dudosa moralidad. ¡No nos engañemos, por favor!

 

En todos los casos de corrupción hay una partida de mangantes, generalmente organizados, como ha quedado demostrado, pero lo más grave es que sus propios partidos y partidarios, intentan, en ocasiones,  disculpar a los “robaperas si son de su casa”.

 

La credibilidad de los dirigentes de toda España está en crisis, además de la galopante recesión de la honradez, pero no sólo es en la política, es en cualquier cargo, carguillo o carguete, donde exista la posibilidad de llevarse algo, lo que sea.

 

Y lamentablemente no se ven brotes de dignidad. Nos iremos enterando de vez en cuando, de nuevas formas de corrupción, que serán motivo de escándalo por unos días,  pero para las personas enfermas de partidismo, o mejor sectarismo, esto será criticable solo cuando el, o los, sinvergüenzas sean de los otros  (los malos) y disculpable cuando sea de los nuestros.

 

Pero, mira por donde ahora sale a relucir uno de esos escándalos: Bankia en los que están implicadas de las dos manos, además de empresarios, sindicalistas y etc. etc… Una generalizada representación de dirigentes de buena parte de la sociedad española. ¡Todo un abanico de la España real! (nunca mejor dicho, en sus diversas acepciones)

 

Está claro que cuando la mayoría del personal tiene la posibilidad de beneficiarse de algo, se pierde el sentido de la responsabilidad, de la dignidad, de la honradez y etc. Y yo lo he vivido en primera persona en la Federación Española de Caza y en Mutuasport (la Mutua de los cazadores) donde he sido presidente de ambas entidades, sin acusación alguna de “meter la mano al cajón de los cuartos“. Posteriormente he tenido conocimiento del abuso económico de mis continuadores.

 

¡Qué vergüenza, Señor, qué vergüenza! Nada menos que un ministro del gobierno de España y de otras responsabilidades económicas supranacionales. ¿Cómo es posible vivir con esa losa de indignidad? Supongo que el señor Rato pedirá la baja como español, para no mancharnos a todos. Recuerda el ¡Vayasé señor…!, pues aplíquese el cuento y desaparezca. No más Rato mangando.

 

Del análisis de los ochenta y seis poseedores de tarjeta “sucia”, se nos dice que tres o cuatro, no han participado del “pastel”. Quizás habría que conocer más datos sobre estas personas y sus otros cobros, pero, en principio todo apunta a un comportamiento diferente.

 

Con los datos que se han ido publicando, podemos hacer la cuenta por aproximación: si eran en total 86 los beneficiarios y 4 los que no han participado, ello supone que el 95% entendió que esto de “disponer a su libre albedrío de una tarjeta para gastar sin limitaciones, libre de impuestos y sin control del Fisco, era lo normal”. De los 86, solamente el 5% optó por la decencia, o por lo menos por la prudencia. Nada menos que el 95 % restante, optaron por la indecencia. ¡Qué vergüenza para todos los españoles de bien!. ¡Y esta es la representación del pueblo español! No nos equivoquemos, ahí estamos representados todos  ¿Cómo nos verán en el extranjero? Y a mí me asalta la pregunta ¿en cuántos sitios más se habrán vivido situaciones similares, aceptando la dádiva sin una brizna de duda?. ¿Cuántas personas lo verán como comportamiento normal?. ¿Y los que piensan que el que “no se lo lleva” es porque es tonto. Vivido por mí.

 

Lo expuesto viene a demostrar el porcentaje de españoles “presuntos mangantes”: el del 95%. Si no lo son aún, es porque no han tenido la posibilidad de hacerse con lo que no es suyo. Sólo una pequeña representación: el 5%, que en situaciones similares se comportarían correctamente.

.

Todo ello viene a certificar la frase que encabeza este escrito: SOLO PUEDE ACREDITARSE QUE UNA PERSONA ES HONRADA, SI HA TENIDO LA POSIBILIDAD DE DEJAR DE SERLO.

 

Al que no haya tenido esa oportunidad, será como en la Mili, que se anotaba en cada cartilla personal, Valor: se le supone. Aquí podría ser, Honradez: se le supone. Pero nada más.

El anti-burgalesismo del PP burgales, o el pro-vallisoletanismo sumiso

 

La Cosa de Valladolid manda mucho.

Lamento el comportamiento político del PP burgalés, pero es de justicia reconocerlo, no es ningún juicio, es simplemente describir una realidad. Es posible que sus votantes, ciegos y sordos, (como les quería Joseph Goebbels, Ministro de propaganda del régimen nazi), estén satisfechos de la deriva anti-burgalesa, o pro- vallisoletana, ¡que al final es lo mismo!.

Los dirigentes más despiertos del PP de Burgos tienen especial cuidado en que se note lo menos posible: lógico, es su papel. Pero siempre hay personas más dormidas que no se saben ese papel.

Me lleva a esta conclusión la lectura de la noticia referida al desarrollo del Pleno de la Diputación de ayer día 9-10-14. Por lo que se puede leer en Diario de Burgos, pagina 26 y a lo que quiero referirme, es al intento de torpedear la propuesta de UPyD, referida a “instar al Ministerio de Fomento a agilizar los proyectos para licitar cuanto antes el tramo burgalés de la A-12”

El tramo riojano ya está terminado desde hace tiempo, ¿porqué no están en marcha ni siquiera todos los proyectos?¿quién lo está bloqueando desde hace muchos años?. Es una cuestión clara: la presión de la Junta de Valladolid del PP.

Desde la orilla del Pisuerga han decidido, hace tiempo, llevar la contraria a la naturaleza que hizo de Burgos cruce de caminos Norte-Sur, Este-Oeste El fondo del asunto no es otro que pretender usurpar mediante engaños, trucos y mañas políticas, ese cruce de caminos, que la naturaleza no dio a Valladolid, pero como en esta época son los vencedores, cualquier cosa que pretendan, de forma contumaz, llegan a conseguirlo. ¿Quién tiene la culpa, los que lo pretenden o los que lo consienten con su actitud de subordinado?.

Cada día resulta más escandaloso el desmedido centralismo de los caciques vallisoletanos. Ya han perdido ese mínimo atisbo de prudencia que pudieron tener.

Y lo más escandaloso es que desde algún medio de comunicación con el apellido “de Burgos”, clama desde sus páginas por la demanda de la autovía Valladolid Soria A-11, que es la forma más infame de acabar con la Burgos Logroño A-12, y con ello ir dejando a Burgos cada día más arrinconado en todos los campos. De nada sirve que nos digan que tenemos a un burgalés de presidente “el buey es de donde pace, no donde nace” y está muy claro donde pace desde hace ya muchos años este virtual burgalés.

El Ébola: Toda la culpa la tuvo el perro.

De momento es el que ha “pagado el pato”

En justo castigo a su perversión ha sido condenado de forma sumarísima a la máxima pena sin más contemplaciones ¿Y, quien ha actuado de forma temeraria al importar la enfermedad? Pues nada de nada, ¡que cosas tienes Lesmes!.

Los políticos no son responsables de las decisiones improvisadas, aunque terminen en una catástrofe. ¡Que no hombre, que no!

Para salir en la Tele, la señora ministra pudo hacer una visita a estos enfermos, de tal manera que todos los españoles viésemos que no pasaba nada: al igual que lo hizo el señor Fraga Iribarne con el tema de la bomba atómica, o supuesta bomba caída en Palomares. Los más maduros recordamos al tal señor disfrazado de bañista, para convencernos de que allí no había ningún peligro. ¿Puede la señora ministra hacernos una demostración de ese tipo? Con ello los españoles entenderíamos que no hay más peligro, pero quía. Solo recibiremos bla, bla, bla, o más.

No se puede jugar con la salud de un Estado, adoptando decisiones explicadas por matices religiosos. El cínico buenismo que nos invade, genera estas cosas. ¡Pero que buenos somos que nos hemos gastado lo que ha hecho falta (de los contribuyentes, claro, no de los nuestro ¡hasta eso podíamos llegar!) para importar a unas personas enfermas de una patología casi desconocida en el mundo entero! ¿Y ahora qué, señora ministra y señor presidente del gobierno de España?

Se hará lo tradicional entre estos engreídos y soberbios políticos: “agarrar el rábano por las hojas” y buscar a quien echar la culpa: Manolete, o quizás “el coño de la Bernarda” o es posible que pueda ser responsable, la persona que regaló el coche invisible al marido de la ministra. En principio ha sido el perro el condenado. En ningún caso, ni la ministra ni el presidente tendrán que responder del desaguisado que se pueda preparar.

Porque todo es posible.

Lo primero será tranquilizar a la sociedad con datos ciertos, porque hay personas con un alto grado de alárma.

Trabajar los domingos

PIDEN PODER TRABAJAR TAMBIEN LOS DOMINGOS.

Y tiene sentido. Las empresas invierten en unas instalaciones y una maquinaria. Esa inversión ha de ser amortizada en el menor tiempo posible. La jornada continuada es una de las cosas que contribuyen a ello. ¿Cuál es más asumible: el trabajo durante la noche o el trabajar los domingos de día?

No tiene mucho sentido que sean únicamente los domingos los días de descanso semanal. Puede ser cualquier otro día y la productividad general de la empresa, sin duda, mejorará. También se pueden reducir tiempos muertos en la cadena productiva

Detener la producción, parando la maquinaria, los medios de mantenimiento térmico y todo tipo de instalaciones, es un gasto suprimible. Representa una pérdida de productividad y rentabilidad, lo que incide en los costos.

El trabajo continuado, sin paradas, además de mejorar el resultado de la empresa, supone una consolidación de los puestos de trabajo, al salir el producto final más competitivo y por tanto más vendible.

Tampoco es ningún misterio para nadie que hay sectores en los que se trabaja todos los días de la semana desde siempre, sin que nadie se alarme por ello: Fuerzas de seguridad del Estado ¿tendrían que dejar de cumplir su misión la Guardia Civil o la Policía, nacional y municiapal los domingos?¿Y los camareros? Tendrían que cerrar los domingos, los hoteles, los bares, los restaurantes y también las panaderías, entre otras actividades.

¿Qué tal los sindicalistas de Renault o de Nissan, con los bares y restaurantes cerrados los domingos?

Así lo ve un antiguo empresario, hoy jubilado, y que por tanto no defiende nada personal. Solo intentar colaborar en que se aplique el perdido sentido común, en la política y en la Administración Pública.

Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos de Burgos– CiBu

Castilla y León ¿Para cuando un referendum?

 

CASTILLA Y LEÓN, ¿PARA CUANDO UN REFERENDUM SOBRE ESTA AUTONOMÍA?

 

Las personas con clase, nivel y categoría personal, siempre han estado interesados en conocer el nivel de aceptación o agrado que tiene su trabajo entre la ciudadanía.

No sabemos si en La Cosa de Castilla y de León tenemos políticos que respondan al perfil que se identifique con el punto anterior, el tiempo transcurrido desde su imposición, no nos lleva a suponer en positivo.

Es conveniente aclarar la diferencia entre unas votaciones electorales, aceptadas porque no hay más remedio, y otra la aceptación o rechazo, sin matiz partidista, de forma voluntaria.

Hasta hoy, en esta autonomía todo ha sido impuesto por la casta política, nunca ha sido aceptada o ratificada por los Pueblos de León y de Castilla.

Después del tiempo transcurrido desde su constitución, sería bastante razonable la celebración de una consulta de ratificación del asunto autonómico. Treinta años es tiempo suficiente para que los ciudadanos afectados, hayamos sacado las conclusiones como para saber si esto nos conviene o nos perjudica.

Si no se hace, se deja entrever que los políticos que mandan en La Cosa, saben cuál sería el resultado, y no les gusta. Eso es juego sucio, eso es hacer trampas. Además es antidemocrático al no aceptar la libertad de pensamiento de la ciudadanía. Se puede deducir que no preguntar por el nivel de aceptación, es impedir, vía secuestro, nuestra libertad de opinión. Acto indigno de personas cabales.

Lesmes Peña Hurtado. De Ciudadanos de Burgos- CiBu